El Shabat previo a Tishá BeAv se llama “Shabat Jazón” debido a la Haftará (el capítulo de los profetas con el que se cierra la lectura semanal de la Torá) que comienza con las palabras “Jazón Ishaiahu”- la visión profética de Isaías.

Rabí Levi Itzjak de Berdichev dijo1 que “Jazón” deriva también de “majazé”, visión, puesto que en este Shabat se le muestra a cada judío una visión del Tercer Sagrado Templo. El alma ve la visión y se inspira.

Aplicó a ello una metáfora de un padre que mandó confeccionar un traje para su hijo. Pero el hijo no supo cuidarlo y lo desgarró. El padre le confeccionó una segunda indumentaria, la que también fue desgarrada por el hijo. Consecuentemente, cuando le confecciona una tercera prenda, no se la entrega a su hijo, sino que la guarda consigo, y “sólo en períodos fijos y aislados” le muestra la prenda desde lejos para que mejore su conducta y se haga merecedor del traje.

Un Ejemplo Exacto

La prenda es una metáfora del Sagrado Templo. Y siendo que los ejemplos que trae la Torá y los Grandes Sabios Z”L, son extremadamente exactos2 debemos decir que el hecho de que se tomó específicamente una vestimenta como ejemplo del Templo y no un edificio o similar, implica que hay una característica en el Sagrado Templo que se asemeja a una ropa.

La singularidad de la vestimenta radica en que debe ser adecuada a la medida de la persona que la viste. Esto se da en una prenda y no en una casa. Una mirada superficial de la ropa da una idea de la persona que la viste- su altura, su ancho, etc. A diferencia de ello, una casa no identifica a quienes vivan en ella. Una persona de baja estatura y delgada puede habitar un hogar amplio, y viceversa.

Adecuación Perfecta

Esta característica también es propia del Sagrado Templo. Es verdad que por un lado es una casa para Di-s3 – una morada global. Pero por otro lado, había en él diferentes recintos, de acuerdo a los diferentes tipos de judíos- patio de las damas, patio de los caballeros, patio de los sacerdotes, Templo, Santuario y Santo Santuario4 . En este sentido, el Sagrado Templo era cual una vestimenta confeccionada exactamente a la medida de quien la viste.

El Sagrado Templo estaba construido también de acuerdo a la estructura de los Mundos Superiores. Como dijeron nuestros Sabios5 : “El Sagrado Templo de abajo se corresponde con el Sagrado Templo de Arriba”. Efectivamente, cuando sea construido el Tercer Templo se verá abiertamente como el Sagrado Templo es el recinto y la morada de todos los niveles de la Divinidad donde cada nivel espiritual encuentra en su expresión específica.

Con Todo el Alma

También el servicio a Di-s del judío debe ser al estilo de una “prenda” y no de una “casa”. Puede uno servir a Di-s en términos generales- uno se supedita y somete al Creador, anula su intelecto y sus sentimientos y cumple con Su Voluntad. Pero el verdadero servicio a Di-s es el que hace morar la Presencia Divina en cada detalle de la personalidad, de acuerdo a sus características propias: el intelecto entiende la Divinidad, el corazón siente amor y temor a Él, y similares.

Este servicio, donde el alma está totalmente llena con la luz de la Santidad, es el que nos hace merecedores de recibir “el traje” prometido- la construcción del Tercer Sagrado Templo en la verdadera y completa redención. Cuando toda la existencia se llene con “el conocimiento de Hashem como las aguas cubren al mar”6 . Ahí nos haremos merecedores del verdadero “jazón”- no sólo en una visión sino con los ojos carnales- “y han de ver nuestros ojos cuando retornes a Tzion”7 , realmente de inmediato.

(Likutei Sijot Tomo 29, Pág. 18)

NOTAS AL PIE
1. Or haTorá al Na”j
2. Ver Likutei Sijot tomo 1 Pág. 118
3. Rambam Hiljot Beit Habjirá
4. Ver Rambam ahí, Halajá 5
5. Tanjumá Mishpatim 18. Zohar Parte 2, 52,b
6. Final del Iad HaJazaká del Rambam
7. De la Tefilá de la Amidá

ADAPTADO DE LA ENSEÑANZAS DEL REBE DE LUBAVITCH

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.