Bienvenido

Una noche en Ben Yehuda

Me dijo: “Vas a pensar que soy raro y loco, pero, en verdad, tengo algo interesante para contarte"

PARASHÁ DE LA SEMANA: BEHAR
LECTURA DE LA TORÁ PARA ESTA SEMANA: LEVITICO 25:1 – 26:2
HAFTORAH: JEREMIAS 32:6-22
PROXIMA FESTIVIDAD “LAG BAOMER”: JUEVES 23 DE MAYO DE 2019
PROXIMAS FESTIVIDADES “SHAVUOT”: SHABBAT 8 DE JUNIO A LUNES 10 DE JUNIO DE 2019
TIEMPO DE LECTURA: 2 MINUTOS

Esta historia ocurrió un sábado de noche común y corriente hace poco. Estaba sentada charlando con mis amigas en la calle de Ben Iehuda en Ierushalaim.

Entre toda la gente que llenaba la calle, había muchos mendigos que caminaban y pedían dinero. Uno de ellos se me acercó, y moviendo su mano, decía “Tzedaká, Tzedaká…”.

Mi primera reacción no fue en darle, no tenía ganas. Pero al pensarlo otra vez, pensé: en realidad, ¿qué excusa tengo? No me cambia nada darle algunas monedas, y no tengo ninguna razón para no hacerlo. Saqué mi billetera y le di dos shekalim. El mendigo se puso feliz, y continuó su camino. Yo, también, me alegré, en darme cuenta que mi Mitzvá chiquita valió la pena.

De repente, se me acerca otro tipo, con unos veinticinco años, y me pregunta si hablaba inglés.

Ya que no es mi cosa favorita hablar con extraños, le contesté, “¿Qué precisas?”

“No preciso nada,” dijo.

“Y en realidad, tú vas a beneficiarte de esto.”

Yo tenía cero interés, y casi ni le presté atención a lo que me decía. Pero empezó a hablar, y me dijo: “Vas a pensar que soy raro y loco, pero, en verdad, tengo algo interesante para contarte. Hace una semana dejé con mi novia y fue muy feo. Es por eso, que quiero deshacerme de todo lo que me recuerda a ella, incluso en el más mínimo. Yo le había comprado un regalo, pero no llegué a dárselo, y ahora, no sabía qué hacer con él. Pensé y pensé hasta que me decidí. Me dije a mi mismo, ‘la próxima persona que veo dar Tzedaká, recibirá este regalo, porque él o ella se lo merecerá por su bondad.’ Estuve caminando por aquí, y, finalmente, encontré la persona con quien cumplir mi promesa. Eres tú.”

Cuando terminó de hablar, sonrió y puso una bolsa roja y arrugada con algo dentro, en mi regazo y se fue. Me asusté, entrenada como estamos de sospechar de cada paquete no identificado. Tiré el paquete y me levanté para irme a buscar un policía.

Se dio cuenta y volvió hacia nosotras. Levantó el paquete, abrió la bolsa y sacó una caja. En la caja había un flamante par de auriculares muy caros. Si bien la noche empezó como una noche común y corriente, terminó siendo una de las experiencias más increíbles de mi vida. Sentí que D-os me estaba mandando un mensaje personal.

Sólo en Israel pasan estas cosas.

POR LEA SHEMTOV
Extraído de Revista Kesher de Jabad Uruguay

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

¡Mantengamonos Actualizado!
¡Mantengamonos Actualizado!
Suscríbete al boletín recibe las nuevas publicaciones, resumen, eventos y mucho más directamente en tu inbox.
Puedes darte de baja en cualquier momento.

¡Mantente conectado!

Reciba nuestras publicaciones directamente en su bandeja de entrada todos los días y un resumen con contenido sobre la parasha cada semana y actualizaciones del sitio, eventos y productos cada mes, con solo un clic, Regístrese ahora
close-link