BibliotecaTehilim

Tehillim – Capítulo 148

El Salmista insta a alabar a Dios por Sus creaciones—superiores e inferiores—, que existen, todas, por la fuerza de Dios.

Alabad a Dios. Alabad a Adonái desde los cielos; alabadlo en las alturas celestiales. Alabadlo, todos Sus ángeles; alabadlo, todas Sus huestes. Alabadlo, sol y luna; alabadlo, todas las resplandecientes estrellas. Alabadlo, cielo de los cielos, y las aguas que están encima de los cielos. Que alaben ellos el Nombre de Adonái. Pues El ordenó y fueron creados. Los ha establecido para siempre, para todo el tiempo; emitió un decreto, no ha de violarse. Alabad a Adonái desde la tierra, monstruos marinos y todo [lo que vive en] los abismos; fuego y granizo, nieve y vapor, viento tempestuoso que cumple Su mandamiento; las montañas y todas las colinas, árboles frutales y todos los cedros; las bestias y todo ganado, reptiles y pájaros alados; reyes de la tierra y todos las naciones, gobernantes y todos los jueces de la tierra; mancebos como también doncellas, ancianos junto a niños. Alaben ellos el Nombre de Adonái, porque Su Nombre es sublimemente trascendental; [sólo] su brillo está sobre la tierra y el cielo. El realzará la gloria de Su pueblo, [incrementará] la alabanza de todos Sus fieles, los hijos de Israel, el pueblo cercano a El. Alabad a Dios.

 

Extraído del libro Tehilim con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

 

Etiquetas

Jabad en Español

El movimiento Jabad enseña la dimensión, más profunda de la Torá. © Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.

Publicaciones relacionadas

Cerrar