El Tania del Día Igueret HaKodesh, comienzo de Epístola 6

20

Igueret HaKodesh, comienzo de Epístola 6

“Quien siembra tzedaká tiene una ‘recompensa’ de verdad” (Proverbios 11 ). Esto significa que el atributo de verdad es la recompensa [dada por Di-s] por sembrar tzedaká. También está escrito: “Tú concedes verdad a Iaacov” [que parecería indicar una vez más que el atributo de verdad es concedido desde lo Alto]. Y [aquí] el profeta [Mijá] expresa las alabanzas del Santo, bendito sea, como está escrito en el santo Zohar. Esto significa que es el Santo, bendito sea, Quien concede el atributo de verdad a Iaacov. Ahora bien, esto requiere ser entendido: ¿Iaacov no tiene verdad, Di-s libre, hasta tanto el Santo, bendito sea, se la otorgue desde lo Alto?


Sin embargo, es harto sabido que el atributo de Iaacov es el atributo de compasión (tiferet, rajamaím). Y el servicio a Di-s a través de la compasión deriva del despertar, en el corazón del hombre, profunda compasión por la chispa Divina en su alma, que está distante de la luz del Semblante Divino mientras [el hombre] transita la oscuridad de las vanidades del mundo. Este despertar de compasión mismo deriva de [y es proporcional a] el entendimiento y profunda comprensión [del hombre] de la grandeza de Di-s: [éste reflexiona sobre] cómo aun los más infinitamente sublimes mundos son considerados como verdaderamente nada ante El. Pues todo su [Divinamente otorgado] flujo y vitalidad no es sino [derivado] de un mero destello o reflejo de una única letra de Su bendito Nombre, como está escrito: “El Mundo Venidero fue creado [meramente] con la letra iud [del Nombre Divino]”.

Ahora bien, es en esta radiación y reflejo —que es una extensión de la energía vivificante [que fluye] del bendito Nombre [de Di-s] para animar a los seres superiores e inferiores— que existe una distinción y diferencia en cuanto a los seres superiores e inferiores: que “este mundo fue creado a través de la letra hei”, etc., [mientras que los mundos superiores fueron creados a través de la letra iud]. Asimismo, todas las variedades de detalles dentro de cada mundo están determinadas por alteraciones en las combinaciones de las letras [a través de las cuales fueron creadas]. Así, también, los cambios entre las dimensiones temporales de pasado, presente y futuro, y toda la variedad de eventos en el curso de tiempos cambiantes — todos estos, también, son determinados por cambios en las combinaciones de las letras. Pues éstas son el conducto de la fuerza vivificante que emana de los atributos de Di-s, bendito sea Su Nombre (como se explicara en Likutéi Amarím, Segunda Parte, cap. 11).

Sin embargo, en cuanto a Su bendito Ser y Esencia, está escrito: “Yo, Di-s, no he cambiado” [como resultado de la creación], ni [1)] en términos de cambio en la progresión desde el más elevado de los niveles hasta el más bajo —pues tal como El está presente en los mundos superiores, así lo está precisamente en idéntica medida en los mundos inferiores (como se explica en Likutéi Amarím, Primera Parte, cap. 51 )—, ni [2)] en términos de cambios temporales [hay diferencia alguna desde la perspectiva de Di-s]; pues tal como El estaba solo, [y era] uno y único, antes de los Seis Días de la Creación, así lo está [y es] ahora, luego de [producida] la Creación. Esto es así porque todo es absolutamente como nada y nulidad en comparación con Su ser y esencia, tal como una única letra del habla del hombre, o siquiera de su pensamiento, [carece, absolutamente, de importancia alguna] en comparación con todo el ser y esencia del alma racional, para expresarlo metafóricamente, [apenas] para aplacar al oído [y brindar a los finitos mortales alguna insinuación de la insignificancia de la creación a los ojos del Creador,] mientras en verdad está escrito: “No hay comparación a Ti”, como se explica en otra parte (en Likutéi Amarím, Segunda Parte, cap.9 ,) véase allí. Este es [el significado de] lo que decimos [en las plegarias de Shabat]: “El Rey que solo El es exaltado desde antes de los tiempos”. Es decir, que tal como antes de los tiempos, antes de la Creación, El estaba solo [y nada existía además de El], así también ahora es El exaltado… y elevado más allá de “los días del mundo”. Esto significa que El es exaltado y elevado, trascendiendo la dimensión del tiempo, denominada “los días del mundo”. Porque la fuerza vital de todos “los días del mundo”, deriva únicamente del nivel espiritual conocido como “el Rey”, [o sea, la sefirá de maljut,] como se explica en otra parte.

[Dado que Di-s trasciende totalmente la Creación, la que no tiene en absoluto importancia frente a Su Esencia, se deduce,] por ende, que hay una causa extremadamente grande para sentir compasión por la chispa [—que es “una parte de Di-s de lo Alto”—] que mora en el oscuro y sombrío cuerpo, la “piel de la serpiente”.

Pues [el cuerpo] está expuesto a contraer impureza y a impurificarse por diversas pasiones —Di-s nos salve—, de no ser porque Di-s escuda al hombre y le da la fuerza y el poderío para librar guerra con el cuerpo y sus pasiones y triunfar sobre ellas. Y éste es el significado de [la continuación de la plegaria:] “Amo de nuestra fuerza,… Escudo de nuestra salvación…”.

Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


¡Mantengamonos Actualizado!
¡Mantengamonos Actualizado!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios o nuevas actualizaciones
Puedes darte de baja en cualquier momento.