PARASHÁ DE LA SEMANA: SHOFTÍM
LECTURA DE LA TORÁ PARA ESTA SEMANA: DETEURONOMIO 16:18 – 21:9
HAFTORAH: ISAÍAS 51:12 – 52:12

El Tania del Día Igueret HaKodesh, comienzo de Epístola 24

Tania Igueret HaKodesh

Igueret HaKodesh, comienzo de Epístola 24

Mis queridos, mis hermanos:

Os ruego, amigos que son amados por su Hacedor y odiados por su Inclinación al Mal: ¡No hagáis el mal! Que nadie haga de sí mismo un rashá (malvado) ante Di-s durante [aquella] una hora que El ha escogido de todo el día para que [la gente] pueda congregarse y pararse ante El en esta hora. Pues éste es un tiempo auspicioso ante El para que El Se revele, y para venir al “santuario en miniatura” a visitar a la Shejiná de Su Gloria “que mora con ellos, [con el pueblo judío,] en medio de su impureza” y ser accesible a aquellos que Lo buscan, Le suplican y Lo anhelan.

Quien habla de sus necesidades [en este auspicioso momento] muestra que no desea contemplar y ver la manifestación de la majestuosa gloria [de Di-s]. Así, se convierte en una impura carroza al “Tonto Supremo” de quien se dijo: “El tonto no desea entendimiento…”, como escribieron el Zohar y el AríZal. Esto significa que [este individuo] no desea contemplar y ver el glorioso esplendor de la grandeza del Rey de reyes —el Santo, bendito sea— que se revela en esta hora en lo Alto. También [se revela] abajo, a aquellos que sinceramente desean observar Su gloria y grandeza que se envuelve e inviste en las palabras de la plegaria por todos conocida, y que se revela a cada individuo conforme su intelecto y la raíz de su alma, como está escrito: “El hombre es alabado (iehulál/ יהולל) conforme [la medida de] su intelecto”, según [esta palabra es] deletreada iehalél/יהלל (alabará).

Ahora bien, el Reino Celestial es similar al reino terrenal. La costumbre del rey es que su poder esté oculto en [sus] cámaras más recónditas, con varios guardias en las puertas, (de modo que) muchos aguardan días y años [con la esperanza de] contemplar su poderío y gloria. Ahora bien, cuando él desea ser visto por todos, y proclama a lo largo de todo su reino que [sus súbditos] se congreguen y paren ante él de modo que les pueda mostrar su majestuosa gloria y el exaltado esplendor de su grandeza — quienquiera se pare ante él y no le importe verlo, ocupándose [en ese momento] de sus propias necesidades, ¡cuán bajo, necio e insensible es! Parece un animal a los ojos de todos.

Además, es un desprecio para el rey cuando muestra ante él que complacerse y deleitarse contemplando su gloria y belleza no es de más estima a sus ojos que dedicarse a sus propias necesidades. Lo que es más, constituye una ofensa capital frente al rey exhibir cómo ofende y desprecia al rey a los ojos del público. De esto está escrito: “Y los tontos suscitan el insulto”, es decir, que aunque él es un tonto, no debería “suscitar el insulto”, haciéndolo aparente a todos.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


¡Mantengamonos Conectados!
¡Mantengamonos Conectados!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios y nuevas actualizaciones ademas de tiempo en tiempo un especial sobre la parashá.
Puedes darte de baja en cualquier momento.
Campaña de Iom Kippur
Acompañe a Jabad.com y ayúdenos a seguir sirviendo..
¡DONA!