Judaísmo en Español

Shabat: Nadie está solo

Séptima lectura: Números 36:1-13

D-os concluye dictando las leyes de herencia de la tierra.

Nadie está solo
אִישׁ בְּנַחֲלַת מַטֵּה אֲבֹתָיו יִדְבְּקוּ וגו’: (במדבר לו:ז)
[Dijo D-os a Moshé:] “Cada persona permanecerá ligada a la herencia de la tribu de su padre.” Números 36:7

A pesar de ser parte integral de la Torá, las leyes de herencia recién fueron dictadas por D-os después de que cinco hermanas adultas, solteras y huérfanas —las únicas hijas de un miembro de la tribu de Menashé— alegaran ante Moshé que tenían derecho sobre la parcela paterna en la Tierra de Israel. La petición privada que hicieran a Moshé llevó a la revelación de secciones de la Torá que luego se volverían obligatorias para el pueblo judío en su totalidad.

Suscriba nuestro boletín para mantenerse actualizado.

Esto nos enseña que nunca debemos pensar que nuestra vida “privada” nos concierne solamente a nosotros o a nuestro círculo cercano de familia o amigos, y que por lo tanto somos libres de conducirnos en esos asuntos del modo que mejor nos parezca. Así como esas mujeres consultaron a Moshé con respecto a lo que parecía ser un asunto estrictamente personal, también nosotros debemos consultar con autoridades rabínicas calificadas aun sobre los aspectos aparentemente más insignificantes de nuestras vidas, porque nuestras acciones “privadas” tienen implicancias más amplias que las que podemos prever de manera inmediata.1

 

NOTAS AL PIE
1. Hitvaaduiot 5747, vol. 4, págs. 152-153.

Extraído de la edición española de Sabiduría diaria, producido por Chabad House Publications y publicado por Kehot . Adaptado por el rabino Moshe Wisnefsky y traducido por el Rabino Eliezer Shemtov. Para adquirir el libro completo de Sabiduría diaria haga clic aquí.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir »