PARASHÁ DE LA SEMANA: SHOFTÍM
LECTURA DE LA TORÁ PARA ESTA SEMANA: DETEURONOMIO 16:18 – 21:9
HAFTORAH: ISAÍAS 51:12 – 52:12

El relato de la 2da. Luminaria de Janucá

37

El día siguiente era viernes, y Iaakov comenzó sus preparativos para Shabat con mucha antelación para poder estar junto a las luminarias de Janucá en el momento de ser encendidas. Vio a su padre encender primero las luminarias de Janucá y luego su madre encendió las de Shabat. Tras esto, Iaakov acercó una silla y se sentó a hacer compañía a las luminarias de Janucá.

Pronto oyó la familiar voz de la primera luminaria. “Feliz Janucá y feliz Shabat. Me alegro de verte nuevamente. Esta es mi hermanita menor. Dile “hola”, al niño. “Hola” dijo la segunda luminaria, haciendo una graciosa reverencia “Conozco una historia maravillosa ¿Te agradaría oírla?”

“Por supuesto que sí” replicó Iaakov “Por favor, cuéntamela”.

“Bueno” comenzó la segunda luminaria de Janucá su narración “Iehudá Makabi llevó de triunfo “en triunfo a ese pequeño grupo de fieles judíos. ¿Sabes qué es la “guerra de guerrillas? Es el “tipo de guerra que libra un número reducido de gente contra fuerzas muy superiores. Esto es “justamente lo que hicieron Iehudá Makabi y su gente. Ocultos en cuevas o emboscados, “atacaban súbitamente y sin tregua al enemigo, ya sea por la retaguardia o en mitad de la “noche. Aunque desproporcionadamente inferiores en número, sin embargo lograban dispersar a “sus enemigos en cada encuentro”.

Antíoco estallaba de ira. “Enviaba uno tras otro a sus grandes ejércitos con el propósito de capturar a Iehudá y destruir a “sus aguerridas huestes, pero los generales fracasaban constantemente en sus intentos”. Finalmente, Antíoco envió a su mejor general, Lisias, al frente de un enorme ejército de “infantes, jinetes y carros de guerra.

“Iehudá, disponiéndose para la inminente batalla, arengó al puñado de bravos guerreros:

“‘Hoy afrontaremos nuestra prueba decisiva. Pero no temáis. No fue merced a nuestras armas “que logramos derrotar al enemigo hasta el presente sino que ello se debe a nuestra fe sincera “en Di-s. Ellos vienen en carros y confían en su poder material, mas nosotros invocamos el “Nombre de Di-s y El será Quien luchará a nuestro lado’ “Clamando a Di-s, al son de sus trompetas, Iehudá y sus valientes hombres se abatieron sobre el “enemigo. Ellos vinieron en carros pero nosotros en nombre de Di-s. “Fue exactamente en la misma fecha en que el Templo había sido profanado por el enemigo, el “25 de Kislev, en la que se celebró la consagración del Templo.

“Pero eso no fue todo. Otro suceso milagroso habría de sumarse a la victoria militar. La pequeña “cantidad de aceite que solo podía durar un día, siguió ardiendo durante ocho días, hasta que “pudo prepararse el nuevo aceite puro de oliva, necesario para la Menorá.

“Esta fue una clara demostración de que los milagros de Di-s están por encima del “entendimiento humano.

“Aquí termina mi relato” dijo alegremente la segunda luminaria de Janucá “Mañana, mi hermana menor te contará otra historia de heroísmo. Ahora, ve corriendo al Beit Hakneset y trata de estar de nuevo junto a nosotras, mañana cuando concluya el Shabat”.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


Comenta en WordPress
Cargando...
¡Mantengamonos Conectados!
¡Mantengamonos Conectados!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios y nuevas actualizaciones ademas de tiempo en tiempo un especial sobre la parashá.
Puedes darte de baja en cualquier momento.