Osher Shalom
Judaísmo en Español

¿Qué tan rápido aprendes de tus errores?

Es importante dejar de ver a los problemas como una cuestión emocional, para entenderlos de una forma lógica, responsable y necesaria para triunfar.

-- Anuncio --

22

A nadie le gusta hablar de sus errores. Que lastima… porque estos, lejos de condenar y criticar, son maestros generosos que buscan la excelencia personal.

Entre menos se habla de los errores, menos se les tolera y por lo tanto menos se puede aprender de ellos. Al cometer un error uno cree que se habla de la persona misma, a la que se le critica y se le devalúa. Haciéndole sentir como que lo que hizo devalúa su valor personal.

Tocar el tema de las fallas, las equivocaciones y las frustraciones es hablar de esa zona oscura, incomoda que nadie quiere tocar. Es, de alguna manera, acariciar cuerdas íntimas y sensibles como el sentir vergüenza, culpa, y humillación, sentimientos incomodos que lastiman.

El problema y la solución de esta cuestión radican en la semántica que se utiliza. Una vez aclarándola, será más fácil apreciar el valor de los errores y mejor aún, aprender, cambiar y mejorar.

¿A que me refiero a la semántica? Cuando uno se equivoca, se piensa de sí mismo como: soy un tonto, soy malo, siempre me equivoco, no se hacer nada bien… Por lo tanto, los sentimientos de culpa emergen y causan frustración, dolor e impiden volver a intentarlo. La creatividad se paraliza y la iniciativa desaparece. Lo más trágico de sentir vergüenza por equivocarse es que el error que debió de servir como aprendizaje, genera un malestar interno, llena de resentimiento y crea miedo.

Cambiando la semántica, se podría decir mejor: Hice algo mal, no salieron las cosas como esperaba, me equivoque… así, la crítica no es personal, el error está dirigido a la acción y no a la persona, por lo que, en lugar de cerrarse las posibilidades para que ocurra el aprendizaje, se invita al análisis. Es aquí como la crítica se convierte en un método educativo efectivo y un buen sistema de retroalimentación positiva. El dolor se transforma en un incentivo para aprender y dirigir las acciones a la eficiencia y por lo tanto la persona se vuelve más asertiva y sus acciones se enfocan a obtener el éxito que desea.

En realidad nadie se escapa de cometer errores, estos son comunes y todos los cometen, no hay excepción. Es muy importante resaltar que se vale sentirse mal cuando uno hace un error, es de humanos equivocarse. La decepción y el dolor son sentimientos reales, pero estos no te definen como persona ni hablan mal de ti. Estos son resultado de tu esfuerzo y de lo que haces no son tu imagen, ni te hacen mejor o peor.

Suscribirte a nuestro boletín diario

Tu valor no depende de lo que haces, no de cuanto te puedes equivocar. Tú, vales por lo que eres. Tus errores, solo son los maestros que te ayudan a ser mejor.

La receta

Aprendiendo de los errores

Ingredientes:

1 manojo de aceptación – reconocer los errores sin reproches ni malestar

Suscribirte a nuestro boletín diario

2 cucharadas de responsabilidad – es tu destino, tu decisión y tu consecuencia

1 taza de fortaleza – valor para enfrentar, corregir y volver a intentar

1 pedacitos de creatividad – buscar otras alternativas, encontrar y crear oportunidades

1 pizca de confianza y fe – tener la visión y la certeza de que tú mereces lo que deseas

Recomendación del chef: Cuando se hace un error es importante hacer una reflexión sincera sobre lo que sucedió y rescatar la lección que la equivocación enseñó.

Como aprender de los errores:

1. Si haces un error no lo escondas, Enfréntalo. Reconoce donde estuvo la falla, habla con la gente que te pueda ayudar, escríbelo y dale seguimiento Reconoce quien fue el responsable y si fuiste tú, no te avergüences, aprende y supéralo.

2. No temas a equivocarte, acepta el riesgo y atrévete a probar si estas en lo correcto. Cuando el éxito es la otra posibilidad y una buena alternativa, vale la pena tratar a pesar de que se corra el riesgo de poder fallar.

3. Los errores ubican y fortalecen el carácter. Cuando uno se equivoca reconoce que hizo mal, aprende de sus experiencias, se aclaran las expectativas y busca una nueva forma para lograr los resultados esperados.

No aprender de tus errores además de ser una gran pérdida es un peligro. Te limita y te impide ver todo lo bueno que la vida te puede enseñar.

POR BECKY KRINSKY

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2018 Recetas para la vida© Todos los Derechos Reservados.

 

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
error: Contenido está protegido !!