Osher Shalom
Judaísmo en Español

-- Anuncio --

Que se hace cuando las relaciones con personas queridas se deterioran

Nadie se salva del dolor que se siente, cuando se pierde alguna relación que en su momento fue valiosa.

Hermanos que por culpa del negocio de dejan de hablar, hijos que por orgullo se alejan de sus padres, amigos que por malos entendidos se pelean, colegas que por envida lastiman…Las relaciones personales están llenas de sorpresas, la misma persona que en una época pudo ser la compañía más grata y confortante, dar el consejo más acertado o ser el amigo más cercano y querido, también se puede convertir en un ser distante, frio que provoca dolor y malestar.

Así, de un día para el otro, las relaciones inseparables se rompen o se terminan, solo dejando un amargo sabor de boca, donde el enojo, la impotencia de no poder comunicarse solo crea rencores, resentimientos y endurece el corazon. Esta condición no perdona, ni excluye a nadie.

Cuando la relación se deteriora a tal grado que se llega al punto de perder la cercanía y la confianza que se tenía. Se crea un sentimiento de vacío, de abandono y hasta se llega a sentir un tipo de traición. Esta sensación produce gran soledad la cual aísla a la persona de su entorno, adormece todas sus emociones y resalta sus carencias.

A pesar de que la persona que esta sufriendo trata de cubrir su malestar, muy en el fondo, le es imposible mentirse a sí mismo. Nadie más que esa persona siente la amargura y el pesar. Perder una relación cercana duele. El amor o el cariño que se tuvo, se congela y sin embargo, la vida continúa no espera a que uno se sobreponga, es una sensación difícil y complicada de sobrellevar.

En casos, el enojo o la desilusión creados por tal deterioro son tan intensos, que el sentir dolor o molestia se cubre con emociones como coraje, tensión y orgullo. Además, los pensamientos negativos hacia la persona se reviven continuamente en la mente, por lo que el mal rato se inmortaliza y la posibilidad de reparar la relación se pierde fácilmente.

Toda persona sin importar la edad o la condición, ha sufrido de un problema con alguna relación significativa que le ha dejado una cicatriz marcada en el alma. Esta, con una buena actitud y con ganas de seguir adelante encuentra la fortaleza para superar el dolor, hasta se puede llegar a sanar las heridas utilizando el tiempo como aliado y el cariño que en algún momento fue almacenado.

Sin embargo hay personas que su ego y su orgullo son tan grandes que endurecen su corazon a tal grado que no hay razón suficientemente válida para perdonar, o dejar ir el dolor; difícilmente pueden olvidar, sanar y encontrar alguna oportunidad para superar su sentir. La calidad de su vida se deteriora y sin querer, van perdiendo sus relaciones personales, causando dolor y malestar a todos los que están cerca.

Suscribirte a nuestro boletín diario

La receta

Sanado el dolor

Ingredientes:

1 racimo de amor propio- sensibilidad y compasión por uno mismo

Suscribirte a nuestro boletín diario

2 cucharadas de gratitud- recordar y reconocer las virtudes y los buenos momentos

1 pieza de fortaleza- valor y paciencia para soportar el malestar

1 pizca de respeto – dar espacio para que cada quien pueda procesar su malestar

1 cubito de fe- confianza para recuperar la relación y superar el dolor

Recomendación del chef: No dejes que el dolor se apodere de tus sentimientos, corres con el peligro de endurecer tu corazon a de tal manera que llenaras tu alma de amargura, resentimientos y multiplicaras tu infelicidad.

Como sanar las relaciones deterioradas;

1. La actitud personal influye directamente en la manera como confrontan las relaciones lastimadas. Un carácter positivo y bondadoso invita a encontrar razones para ceder, perdonar y restaurar la relación. Una actitud negativa y prepotente, crean odio, malestar, enojo y soledad.

2. Cada persona tiene su tiempo y su proceso para reparar la relación que se dañó. Algunas personas requieren recluirse en sí mismas, otras ocupan ocuparse, sentir control, otras se acercan a la fe y a la meditación, cada quien confronta su dolor a su manera.

3. Tomar responsabilidad y aprender del dolor que causo el deterioro fortalece el carácter. Uno se hace mejor persona cuando supera el malestar, repara la relación y reconoce que el cariño y el compromiso que tiene con las personas queridas.

“No hay nada más completo que aprender a vivir con un corazon que ha sido fracturado”*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.

Copyright © 2005-2018 Recetas para la vida©. Todos los Derechos Reservados

 

POR BECKY KRINSKY

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
error: Contenido está protegido !!