PARASHÁ DE LA SEMANA: SHOFTÍM
LECTURA DE LA TORÁ PARA ESTA SEMANA: DETEURONOMIO 16:18 – 21:9
HAFTORAH: ISAÍAS 51:12 – 52:12

Perdón de las deudas

Y ésta es la ley del Shemitá: todo acreedor que prestó a su amigo; no exigirá de su amigo o de su hermano, porque ha llegado la condonación para Di-s … Cuídate, a fin deque no haya en tu corazón un pensamiento erróneo , y digas, “llega el séptimo año, el año de la condonación de deudas se está acercando,” y mires negativamente a tu hermano necesitado y no le prestes … Préstale, y que tu corazón no se aflija al darle; ya que debido a esto Di-s tu Señ-or, te bendecirá en todo tu trabajo y en todos tus emprendimientos– Deuteronomio 15:2; 9-10.

Parte de la observancia de Shemitá incluye la cancelación de todos los préstamos. Cualquier deuda impaga previa a la Shemitá queda cancelada. Aunque un prestatario desea devolver su deuda, el prestamista no puede aceptarla a menos que le recuerde al prestatario que la deuda ha sido cancelada, y el prestatario insiste en darle el dinero “como regalo.” (De hecho, se considera loable que un prestatario haga esto.)

Al mismo tiempo, la Tora nos prohíbe refrenarnos de prestar dinero por miedo a que la cercanía de Shemitá cancele las deudas, y nos ordena a que prestemos felices, a pesar de la posibilidad que podemos quedarnos sin cobrar la deuda.

El Pruzbul

Hilel vio que la gente evitaba prestar dinero cuando se acercaba el año de Shemitá

En el siglo I AEC, Hilel el anciano vio que la gente evitaba dar préstamos en los meses previos a Shemitá. Esto planteó dos problemas: 1) La gente rica estaba transgrediendo la prohibición de la Torá contra la retención de préstamos por miedo a la Shemitá. 2) La gente pobre que necesitaba desesperadamente préstamos no tenía ninguna manera de conseguirlos. Él planteo una solución perfecta:

La Torá nos dice que solamente las deudas privadas quedan canceladas en Shemitá: “no exigirás de tu amigo o de tu hermano.” Sin embargo, si uno le debe a la corte (es decir. debe dinero a la comunidad), Shemitah no afecta la deuda. De acuerdo con esta regla, Hilel instituyó el “pruzbul”: un mecanismo por el cual las deudas son transferidas al Bet Din (corte religiosa).1 Haciendo el pruzbul, transformas en públicas las deudas privadas – y por lo tanto cobrables.2

[Aunque no autorizan a los rabinos idear un método para evitar un precepto de la Torá, el Talmud3 explica que hoy en día la amnistía del préstamo en Shemitá no rige según la ley bíblica.4 A pesar de que Shemitá es observado hoy por orden Rabínica, por lo tanto, Hilel fue autorizado a crear estas leyes debido a la necesidad acuciante.]

Procedimiento de Pruzbul

Aunque los préstamos no quedan cancelados hasta el fin del año de Shemitá, una vez que el año de Shemitá comienza el prestamista no puede exigir el pago de un préstamo (aunque puede aceptarlo sin negarse si el prestatario desea compensar el mismo). Por esta razón, se acostumbra a hacer el pruzbul5 antes de Rosh Hashana del año de Shemitá,6 para poder recoger el pago durante el año de Shemitá inclusive. Este año, el día previo a Rosh Hashana será el miércoles 12 de septiembre de 2007, hasta el atardecer.

Es recomendable hacer el pruzbul inmediatamente antes de Rosh Hashana porque el pruzbul afecta solamente los préstamos hechos anteriormente. Una vez que el pruzbul se ha hecho, cualquier préstamo adicional requerirá un pruzbul adicional.

El texto del pruzbul es:

Entrego a ustedes [Bet Din] todas las deudas que tenga, de modo que pueda recogerlas en cualquier momento que desee.

Hay dos maneras de hacer un pruzbul:

Haga su pruzbul en línea

a) La manera más simple y más conveniente es atender el servicio matutino en su sinagoga local en la víspera de Rosh Hashana. Después de los servicios, se lleva a cabo la ceremonia de hatarat nedarim, durante la cual cada miembro de la congregación está parado ante un Bet Din consistente de tres miembros, tres judíos mayores de edad(o, en ciertas comunidades, de diez), y recita una declaración de anulación de promesas. Inmediatamente después de acabar hatarat nedarim, cada uno recita el ya mencionado texto de pruzbul, transmitiendo oralmente todas las deudas a la corte.

b) Si no tiene otra opción puede transmitir sus deudas al Bet Din por Escrito.

Debido a la particularidad única de esta Mitzvá de pruzbul, el Rebe Lubavitch animaba a que cada uno hiciera el pruzbul. De hecho, sugirió que incluso alguien que no tiene ninguna deuda pendiente, y no tiene necesidad de un pruzbul, debe prestar simbólicamente una suma pequeña de dinero a otro para poder observar a la costumbre rabínica de pruzbul.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


¡Mantengamonos Conectados!
¡Mantengamonos Conectados!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios y nuevas actualizaciones ademas de tiempo en tiempo un especial sobre la parashá.
Puedes darte de baja en cualquier momento.