Bienvenido
Judaísmo en Español

P187, N49, P188, P189, N59

187. Destrucción de los Siete Pueblos Cananeos (“Shiva Amemim”)

Es el Precepto Con el Cual se nos ordenó matar a los siete pueblos y destruirlos debido a que ellos eran lo principal del culto idólatra y su primer fundamento.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Pues destruir has de destruirlos. Y nos explicó en numerosos versículos que la causa de esto es para que no aprendamos de su herejía. Muchos Son los versículos que urgen y fortalecen a matarlos, y su guerra es Guerra Preceptual.

Quizás alguien ha de pensar que este precepto es uno que no es vigente para las generaciones (siguientes) puesto que los Siete Pueblos ya han desaparecido; esto, sin embargo sólo ha de pensarlo quien no entendió el concepto de ‘es vigente para las generaciones’ y ‘no es vigente para las generaciones’. Este (en realidad) es: que sobre una cosa que se concluyó con el logro de su cometido, sin que aquella cosa esté ligada a un tiempo determinado — no se dice ‘no es vigente para las generaciones’, dado que es vigente en toda generación en la cual se encuentre la Posibilidad para aquella cosa. Verás pues, que si Di-s hiciera desaparecer a la simiente de Amalek en su totalidad y la destruyera hasta el fin — como será pronto en nuestros días, según El, exaltado sea, aseveró: Pues borrar he de borrar el recuerdo de Amalek… — ¿acaso hemos de decir entonces que aquello que fuera dicho: Borra el recuerdo de Amalek, no es Vigente para las generaciones? No hay que decir así sino que es vigente en toda generación, y en tanto sea encontrada simiente de Amalek, será destruida.

Del mismo modo, el matar a los Siete Pueblos y su destrucción, es un precepto que se nos ha ordenado—y es Miljemet Mitzvá (Guerra Preceptual) —. Se nos ha ordenado extirparlos y perseguirlos en toda generación hasta que sean destruidos, hasta el último. Y así hemos hecho, hasta que su destrucción fue culminada por (el Rey) David, y el remanente se dispersó y fue engullido entre las naciones hasta que no es (más) conocido.

Empero, el precepto con el cual se nos ordenó matarlos no será, debido a esto —el que ya han desaparecido—, ‘precepto no vigente para las generaciones’, tal como no hemos de decir respecto de la guerra con Amalek que es (precepto) ‘no vigente para las generaciones’, incluso luego de su destrucción y aniquilación, pues este precepto no está ligado al tiempo ni lugar específico —como lo son los preceptos específicos para el Desierto o para Egipto— sino que está ligado a aquel sobre quien se nos ha ordenado; y mientras tanto exista — se cumple con él aquella ordenanza.

En general, es adecuado que comprendas y medites acerca de la diferencia entre ‘el precepto’ y ‘la cosa’ sobre la cual se nos ha ordenado. Pues hay veces en las que el precepto es vigente para las generaciones, sólo que la cosa sobre la cual se nos ha ordenado ha desaparecido ya en alguna de las generaciones; mas no con la desaparición de la cosa sobre la cual se nos ha ordenado ha de revertirse el precepto a (ser) ‘no vigente para las generaciones’. Será ‘no vigente para las generaciones’ si la situación fuera a la inversa: que haya una cosa determinada que se encuentre en una situación determinada y en algún momento era obligación (hacer) Con ella alguna acción o ley determinada, mas hoy no es obligación a pesar de que aquella cosa se encuentra hoy en idéntica situación —como ser: un Levita anciano, que en el Desierto era inadecuado (para la labor sacra), y es adecuado hoy para nosotros, como se ha explicado en su lugar.

Entiende esta regla y sábela.

49. No Dejar con Vida a un Integrante de los Siete Pueblos

Es la advertencia con la cual se nos previno de no dejar con vida a persona (alguna) de los Siete Pueblos, a fin de que no corrompan a la gente y la hagan errar con el culto idólatra.

Es lo que El, exaltado sea dijo: No dejes viva persona alguna.

El matarlos será un Precepto Positivo, como hemos explicado en el Precepto (Positivo) 187.

Quien transgrede y no mata de ellos — al que le es posible matar — éste transgredió un Precepto Negativo.

188. Destruir la Simiente de Amalek (“Mejiat Zejer Amalek”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó destruir la simiente de Amalek solamente —de todo el resto de la simiente de Eisav—, varones y mujeres, pequeño y grande.

Suscríbete a nuestro magazine

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Borrarás el recuerdo de Amalek.

Ya hemos mencionado antes lo que ellos (—los Sabios) dijeron: “Tres preceptos se han ordenado a (el pueblo de) Israel en el momento de su ingreso a la Tierra (de Israel): 1) Nombrar para sí un Rey, 2) Construir para sí la Casa Elegida, y 3) Destruir la simiente de Amalek”.

También la guerra con Amalek es Guerra Preceptual —Miljemet Mitzvá—.

Sus leyes han sido explicadas ya en el Capítulo Octavo (del Tratado Talmúdico) de Sotá.

189. Recordar lo que nos hizo Amalek (“Zejirat Maase Amalek”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó recordar lo que nos hizo Amalek, quien se adelantó a nosotros con mal. Que lo digamos en todo momento y estimulemos a las personas con palabras para luchar contra él, que exhortemos a la gente a odiarlo — a fin de que la cosa no sea olvidada, no se debilite el odio hacia él, ni disminuya en las almas con el correr del tiempo.

Y esto es lo que El, exaltado sea, dijo: Recuerda lo que te hizo Amalek.

En expresión del Sifrí: “Recuerda lo que te hizo Amalek — con la boca; no olvides — con el corazón”. Es decir: di con tu boca cosas que lleven a la gente a ello, a que el odio a él no se aparte del corazón. En la expresión del Sifrá: “Recuerda lo que te hizo Amalek — podría (yo pensar que debes hacerlo) en tu corazón; (mas) cuando El dice: No olvides, el olvido del corazón, pues, ya está dicho. ¿Cómo, entonces, cumplo yo el ‘recuerda’? Que lo repitas con tu boca”

Verás, pues, cómo hizo el Profeta Samuel cuando vino a cumplir este precepto: primero recordó y luego ordenó matarlos, y es lo que El dijo: He recordado lo que hizo Amalek a Israel.

59. No Olvidar lo que nos Hizo Amalek (“Shejijat Maase Amalek”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no olvidar lo que nos hizo la simiente de Amalek, y que se han adelantado a nosotros con mal.

Ya hemos explicado en el Precepto 189 de los Preceptos Positivos que el recuerdo de lo que nos hizo la simiente de Amalek y la renovación del odio a ella — es un Precepto Positivo. Del mismo modo estamos advertidos de no dejar de lado esta cosa y de no olvidarla — y éste es un Precepto Negativo.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: No olvides.

En el Sifrí: “Recuerda — con la boca; no olvides — con el corazón”. Es decir: no dejes de lado el odio a él ni lo apartes de tu corazón.

 

Extraído del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana 
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. 
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

-- Anuncio --

Los comentarios están cerrados.

Muchos judíos no tienen acceso a escuelas judías, libros de judaísmo, rabinos o comunidades. Para ellos, AishLatino es la única conexión que tienen con su judaísmo. Por favor, este Tishá B'Av únete a nuestra campaña de recolección de fondos y ayúdanos a seguir luchando contra la asimilación y educando a una nueva generación con la profundidad y belleza de nuestro judaísmo.
APOYA A AISHLATINO
TRADUCCIÓN »