PARASHÁ DE LA SEMANA: SHOFTÍM
LECTURA DE LA TORÁ PARA ESTA SEMANA: DETEURONOMIO 16:18 – 21:9
HAFTORAH: ISAÍAS 51:12 – 52:12

P130, P195, N232

130. El Diezmo de los Pobres (“Maaser Ani”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó separar el diezmo para los pobres en cada año tercero de (el ciclo de siete años llamado) Shemitá, también del tercero luego del tercero, es decir: el sexto de la shemitá.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Al cabo de tres años sacarás todo el diezmo de tu cereal…

También éste (precepto), por ley de la Torá, no es obligatorio salvo en la Tierra de Israel.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Tratado (Mishnaico) de Peá, el Tratado (Mishnaico) de Demai y el Tratado (Mishnaico) de Maaserot. Y varios temas de él están dispersos en contados lugares del resto de los Tratados (del Orden Mishnaico) de Zeraím, y el Tratado (Mishnaico) de Majshirín y (el Tratado Mishnaico de) Iadáim.

195. Caridad (“Tzedaka”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó dar caridad, sostener a los desdichados y aliviarlos (en su situación precaria).

La ordenanza de este precepto ya sobrevino con diversas expresiones. Dijo: Abrir, has de abrir tu mano, y dijo: Lo sostendrás —prosélito o (judío) nativo— y vivirá contigo, y dijo: Y vivirá tu hermano contigo.

La intención de todos estos versículos es una: que demos sustento a nuestros pobres y los apoyemos con lo que carezcan.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en diversos lugares, en su mayoría en (el Tratado Talmúdico de) Ketubot, y en (Babá) Batrá.

Se nos ha transmitido, también, que incluso el pobre que se sustenta de la caridad está obligado en (el cumplimiento de) este precepto, es decir: la caridad para con quien está en inferioridad (de condición) a él o a quien es igual a él, siquiera con algo mínimo.

232. No Negar Caridad (“Meniat Netinat Tzedaka”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no rehusamos a dar caridad y alivio a los pobres de nuestros hermanos luego de que sepamos lo oprimido de su situación y de que tenemos la posibilidad de asistirlos.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: No endurecerás tu corazón ni cerrarás tu mano, de tu hermano el menesteroso.

Esta es la advertencia de no conducirse con el rasgo de la avaricia y la mezquindad hasta (el grado de) que nos rehusemos a dar a quien corresponde.

 

Extraído del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana 
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. 
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


¡Mantengamonos Conectados!
¡Mantengamonos Conectados!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios y nuevas actualizaciones ademas de tiempo en tiempo un especial sobre la parashá.
Puedes darte de baja en cualquier momento.
Campaña de Iom Kippur
Acompañe a Jabad.com y ayúdenos a seguir sirviendo..
¡DONA!