No dejes escapar la luz

Testimonio de la recuperación de un trágico accidente.

0
13

Parece que siempre he estado intentando escribir mi historia. Quise compartir lo qué me sucedió de manera que refleje los efectos positivos de una vida llena de fe, que he obtenido desde el accidente. También quise transmitirle, al lector, un mensaje de esperanza, de la energía del perdón, y del milagro absoluto de mi supervivencia. De modo que usted pueda tomar lo qué me ha sucedido y personalizarlo para sus propios desafíos de la vida.

Vivimos la vida de una manera natural sin poder imaginarnos lo que en un instante puede suceder, puede ser el centro que marque nuestras vidas. Esto es lo que me sucedió el 2 de abril de 2007. Acabábamos de estacionar nuestro coche, y estábamos listos para reunirnos con nuestros amigos para festejar una feliz e inolvidable fiesta de Pesaj cuando un extraño borracho alteró por siempre nuestras vidas y las vidas de cada judío en nuestra pequeña comunidad.

Él me atropello a mi y a mi amiga, Annette Brodovsky , a casi ciento veinte kilómetros por hora. Ella murió casi en el acto, en un canal, después de ser lanzada casi cincuenta pies. Ella me había estado esperando a algunos metros mientras que yo sacaba a mi bebé del asiento trasero del coche. Estaba muy contenta ya que vi como había progresado su embarazo.

Quería abrazarla y hacerle saber cuan emocionada estaba de verla ya que no la había visto durante mucho tiempo. La imagen que tengo en mi mente de Annette es de ella sonriéndome y esperándome al lado de un árbol. Es una imagen feliz, gracias a D-os.

Después de eso, mi memoria quedo en blanco. No recuerdo ser atropellada; solamente recuerdo despertar sabiendo que algo tremendo me había sucedido. Sentía que estaba flotando, estaba en la tierra, mirando desde arriba el coche, y preguntándome cómo había llegado hasta allí. Y entonces el dolor y la decisión que tuve que tomar; de vivir o morir. La decisión fue tomada cuando vi a mi marido, repentinamente supe que él y nuestro bebé, Yossi me necesitaban. Pero realmente lo que mas temía era que mi bebe haya muerto. Yo sinceramente no recordaba si lo había sacado de su asiento. El dolor era increíble. Entré en shock, pero tenia que saber si Yossi estaba vivo, ¡¡Si!! Lo estaba, ya que podía oírlo llorar. Una mujer vino, tomo mi mano y me tranquilizo. Ella fue la que saco al bebé del asiento del coche y lo entrego a un equipo de emergencias que se encontraba en el lugar. Estaba milagrosamente intacto, había estado en su asiento del coche cuando el conductor borracho arrancó las puertas del coche y rompió el extremo trasero. Habíamos sobrevivido, Yossi y yo: dos milagros de Pesaj.

Los días y los meses que siguieron estuvieron llenos de dolor y desafíos físicos interminables. Las investigaciones, las pruebas y los procedimientos eran muy dolorosos, determinar el daño y sus consecuencias, llenaron mis días de tristeza. A menudo lloraba por horas, ya que ese era mi único alivio, que tranquilizaba mi sufrimiento temporalmente. En esos momentos recé constantemente, y sentía que la presencia de D-os me daba fuerzas, sobre todo cuando supe que no estaba paralizada o con algún otro síntoma severo. Había tomado la determinación que volvería a caminar otra vez, sin importar el tiempo qué me lleve conseguirlo.

En una noche, después de una cirugía especialmente dolorosa, en mi mente le hice a Annette unas promesas: vivir mi vida a pleno, y que nunca me olvidaría de ella; tomarla en mi memoria, tomarla para siempre en mis recuerdos. No he olvidado esa promesa. Han pasado casi dos años desde entonces, desde esa fatal noche. Mi familia todavía está sufriendo las consecuencias. No he podido trabajar debido al dolor y a mi debilidad física. A menudo tengo momentos de profundo dolor, pero a su vez hay también una enorme alegría, especialmente debido a mi bebé, que ahora tiene dos años. El es un niño sano y feliz.

Sé que este accidente marco un acontecimiento terrible a cada uno de los que estaban implicados, pero también creo que fue el plan que D-os tenia pensado para mí. Tenía dos opciones a seguir una vez que decidí a hacer frente a la vida. Podría elegir ser una persona amarga y resignada consumida por un odio infinito hacia el autor de esta tragedia, o podría tomar la decisión de vivir con alegría: y ser socia de mi Creador en la vida con sus días de dolor, y sus días de alegría y Esperanza.

Mi cuerpo lleva las marcas de mis lesiones, y tengo un dolor que nunca se va. Estos dolores y cicatrices son los que me hacen cada día más fuerte. Son un recordatorio eterno, que me recuerdan que incluso no puedo respirar sin la ayuda de D-os, que es él que tiene el poder de todo, es él quien me creó y me da vida en cada instante .Me ha dado la oportunidad de experimentar lo que estar radical y totalmente vivo, sentir al mismo tiempo dolor y alegría al mismo tiempo. He empezado a vivir la vida, como le prometí a Annette: Estoy yendo a la escuela nocturna para ser administradora médica, y disfruto con la posibilidad de ser un miembro útil para la sociedad nuevamente, de poder utilizar mi cerebro mi inteligencia, y mi humanidad, de hacer mi lugar en el mundo un mejor lugar.

Como al igual que a un niño, me dieron el regalo de una creencia profunda hacia D-os. Siempre he creído que había un creador que me amó y me observaba, y me cubría con una luz brillante que me rodeaba, una luz que solamente yo podía ver. Ahora entiendo que es la luz que todos los judíos poseen, la luz de la Neshama, nuestra alma. Esta luz tiene una enorme energía. La importancia de encender las velas de Shabat ganó aún más importancia en mí al ver que podía encenderlas nuevamente después del accidente.

Nunca debemos dejar salir esa luz. Cada uno de nosotros es responsable del prójimo; no es suficiente que uno haga para todos. Es necesario trabajar en conjunto para poder traer al Mashiaj- con que cada uno que prende una vela es suficiente para formar una gran luz, hasta poder llegar a empujar la gran oscuridad de este mundo por completo.

Mientras que ahora estamos en el mes de Adar, el mes de la alegría que crece cada día en aumento, podemos tomar un poquito de ella para nuestras vidas, y así poder recordar nosotros aquellas vidas que fueron tomadas, con amor y bendiciones a sus familias que permanezcan en sus santas memorias.

Es mi esperanza que la gente pueda llegar a inspirarse utilizando como medio a mi supervivencia, que ilumine la oscuridad en sus propias vidas para mirar más allá de la oscuridad y poder llegar a la luz de D-os y que puedan superar todo obstáculo que impide su conexión con D-os.

POR YAFFA PLAUT- CAPPON
Yafa se convirtió en madre nuevamente a los 45 .. Ella está estudiando para ser un médico administrador, y ella y su marido Isroel son muy felices ya casados durante tres años.