EstudioEstudio DiarioMitzvá Diaria del Rambam

N266. No Ansiar el Patrimonio Ajeno (“Taava Vejimud Halev”)

266. No Ansiar el Patrimonio Ajeno (“Taava Vejimud Halev”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no desplegar nuestro pensamiento en la codicia del patrimonio ajeno y ansiarlo, pues ello llevará a la perpetración de artimañas para su apropiación.

Esta es la expresión del Precepto Negativo que sobrevino respecto de este tema: Dijo El: No desearás ansioso la casa de tu prójimo.

Estos dos Preceptos Negativos no son una misma cosa. El primer Precepto Negativo —y éste es: No codiciarás— advierte de no apropiarse del patrimonio ajeno (mediante treta), en tanto que el segundo Precepto Negativo (—éste—) advierte incluso del mero deseo y codicia.

En expresión del Mejilta: “(Está escrito:) No codiciarás la casa de tu prójimo, y más adelante dice El: No desearás ansioso la casa de tu prójimo — para hacerlo pasible (de transgresión) por el (mero) deseo individualmente y por la codicia (concretada) individualmente”. Y allí dijeron: “¿De dónde (sabemos) que si un hombre ansió, finalmente ha de codiciar? Para enseñárnoslo fue dicho: No desearás.., y no codiciarás; ¿de dónde (sabemos) que si codició, finalmente habrá de robar? Para enseñárnoslo fue dicho: Y codiciaron campos y robaron.

El significado de esto es que si vio algo bello junto a su hermano — si sometió su pensamiento a ello y lo ansió, transgredió, pues, lo que El, exaltado sea, dijo: No desearás; se fortaleció en él el antojo a aquella cosa hasta que hará tretas para conseguirla y no cejará de convencerlo y agobiarlo para que lo venda o permute por algo que es aún mejor o más caro. Si obtiene esa cosa — transgredió también, pues, a No codiciarás cuando se apropie de aquella cosa que era de su prójimo, cuya venta no le interesaba sólo que lo abrumó e hizo artimaña hasta conseguirla. Resulta, entonces, que transgredió dos Preceptos Negativos, como hemos explicado. Y si aquél se niega a venderla y aceptar permuta debido al cariño que le tiene a aquella cosa, entonces, pues, (éste) la toma con violencia, por la fuerza, a causa de que la pasión por aquella cosa se ha fortalecido en su alma; entonces, pues, transgredió también No robes.

Medita, respecto de este tema, en el episodio de Ajav y Nabot.

Te ha sido explicada, pues, la diferencia entre lo que El dijo No desearás y lo que El dijo No codiciarás.

Extraído del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana 
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. 
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

Etiquetas
Mostrar más

Jabad en Español

El movimiento Jabad enseña la dimensión, más profunda de la Torá. © Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.

Publicaciones relacionadas

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios