Bienvenido
Judaísmo en Español

Mitzvá Diaria del Rambam P161, N140

RamBam

161. La Cuenta del Omer (“Sefirat Haomer”)

Es el precepto con el cual nos ordenó la ‘Cuenta del Omer’.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y contaréis para Vosotros al día siguiente del Shabat…

Sabe, que tal como el Tribunal tiene la obligación de contar los años del Iovel —cada año y cada Shemitá— según hemos explicado antes, del mismo modo cada uno de nosotros tiene la obligación de contar los días del Omer —cada día y cada semana—, dado que El dijo: Contaréis cincuenta días, y dijo: Siete semanas Contarás para ti.

Tal como el conteo de los años y las Shemitot son un único precepto —como hemos explicado, del mismo modo la Cuenta del Omer es un único precepto —y así lo enumeró todo el queme precedió, como un solo precepto, y es correcto lo que hicieron—.

Que lo que dijeron: “Es precepto contar días y es precepto contar semanas” —hasta que creas que son dos preceptos (individuales) no te Confunda, dado que respecto de cada parte de las de un precepto compuesto, es precepto hacer aquella parte de él. Se hubieran convertido en dos preceptos de haber dicho nosotros ‘el conteo de días es precepto y el conteo de semanas es precepto’. Esto es algo que no pasará desapercibido a quien es preciso en las palabras; puesto que si has de decir: ‘es deber hacer así y así’, esta expresión no implica necesariamente que aquella acción constituya un precepto individual.

Una prueba clara de esto es que nosotros contamos también las semanas en cada noche, al decir que ‘son tantas semanas y tantos días’. De haber sido ‘semanas’ un precepto individual, hubieran estipulado su conteo sólo en las noches (en que se completa el número) de semanas. Y entonces hubieran tenido (los dos preceptos) dos bendiciones: ‘(Bendito…) Quien nos santificó con Sus preceptos y nos ordenó respecto de la Cuenta de los días del Omer’ y ‘(Bendito…) respecto de la cuenta de las semanas del Omer’. La cosa no es así, sino que el precepto es la Cuenta del Omer — sus días y sus semanas, tal cual ordenó El.

Suscríbete a nuestro magazine

Las mujeres no están obligadas con (el cumplimiento de) este precepto.

140. No Comer de los Sacrificios Invalidados para el Altar (“Ajilat Pesulei Hamukdashim”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no comer de los (sacrificios) invalidados para el Altar; esto es: que tuvieran defecto que les hayamos causado intencionalmente —como se explicó en el Tratado (Talmúdico) de Bejorot— o que después de su faenado se hubiera invalidado aquel sacrificio con alguna de las formas de invalidación que impiden su ingesta.

Es lo que fue dicho: No comerás toda abominación.

En expresión del Sifrí: “No comerás toda abominación — de las Santidades invalidadas habla el versículo”. Y allí dijeron: “Rabí Eliezer, hijo de Iaacov, dice: ‘¿De dónde (sabemos) que quien perfora o corta la oreja de un (animal) primogénito y come de él, transgrede un Precepto Negativo? Para enseñármelo fue dicho: No comerás toda abominación”.

Quien comió (de éstas) — recibe (la pena de) Malkut.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Tratado de Bejorot.

Extraído del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

-- Anuncio --

Los comentarios están cerrados.

Muchos judíos no tienen acceso a escuelas judías, libros de judaísmo, rabinos o comunidades. Para ellos, AishLatino es la única conexión que tienen con su judaísmo. Por favor, este Tishá B'Av únete a nuestra campaña de recolección de fondos y ayúdanos a seguir luchando contra la asimilación y educando a una nueva generación con la profundidad y belleza de nuestro judaísmo.
APOYA A AISHLATINO
TRADUCCIÓN »