La lluvia duró cuarenta días, luego de los cuales la tierra permaneció bajo agua durante otros ciento cincuenta días hasta que las aguas comenzaron a bajar. Sesenta días después Noé envió un cuervo y luego una paloma para ver si el agua había retrocedido completamente.

No Esperando por Di-s

וַיִּפְתַּח נֹחַ אֶת חַלּוֹן הַתֵּבָה אֲשֶׁר עָשָׂה: וַיְשַׁלַּח אֶת הָעֹרֵב וגו’: (בראשית ח:ו–ז)
Noé abrió la ventana que había hecho en el arca y envió al cuervo Genesis 8:6-7

 

Como contará la Torá, Noé no salió del arca hasta que Di-s le dijo que lo haga. Entonces ¿cuál era el propósito de ver si la tierra estaba seca, enviando estos pájaros?

La respuesta es que dado que Di-s había confiado en él la supervivencia de la vida, Noé se sintió responsable de tomar cualquier paso natural que animara a Di-s a acelerar la renovación de la vida en la tierra.

El dolor del exilio es comparado con las aguas arrasantes del Diluvio. Tal como el Diluvio, solo Di-s puede finalizar el exilio. Pero, como Noé, nosotros podemos acelerar la redención anhelándola activamente y haciendo todo lo que esté en nuestro poder para acelerar su llegada.1

NOTAS AL PIE
1. Hitvaaduiot 5745, vol. 4, págs. 2407-2409.
Extraído de la edición española de Sabiduría diaria, producido por Chabad House Publications y publicado por Kehot . Adaptado por el rabino Moshe Wisnefsky y traducido por el Rabino Eliezer Shemtov. Para adquirir el libro completo de Sabiduría diaria haga clic aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.