Judaísmo en Español

La violencia ganó por goleada

Las autoridades palestinas demostraron cuál es el método que tienen para tratar con quienes opinan distinto a ellos: violencia.

0 21

El 28 de mayo, la siguiente noticia ocupó las primeras planas de los medios deportivos internacionales: en sólo 20 minutos (“tiempo récord”, según titulaban algunos diarios) se agotaron las 34 mil entradas disponibles para el amistoso entre Argentina e Israel en el estadio Teddy de Jerusalem. Más de 500 mil personas querían un ticket. Un número asombroso si se piensa que en Israel hay solamente unas ocho millones de personas. El público israelí, es sabido, es fanático del fútbol, y sobre todo del astro argentino Lionel Messi. Sin embargo, se quedarán con las ganas. La Asociación del Fútbol Argentino canceló el amistoso, “como un aporte a la paz mundial”, según las palabras textuales del presidente de la institución, Claudio Tapia.

Hay una combinación de razones detrás de la cancelación, aunque principalmente fueron las constantes amenazas en contra de los jugadores del seleccionado argentino, especialmente Messi, además de la incitación de los dirigentes palestinos a quemar camisetas argentinas y boicotear todo lo que tuviera que ver con el astro del Barcelona.

Al principio, sentí enojo contra los futbolistas. No porque me fuera a perder el partido (no estaba en mis planes verlo), sino porque me molestó el hecho de que el miedo fuera la causante. Pero luego lo pensé mejor, ¿acaso no tendría yo el mismo miedo, si, Dios no lo permita, me amenazaran? ¿Quién es uno para juzgar una decisión cuando grupos que aplican abiertamente métodos violentos (y que ahora no tienen modo de negarlo: el mismísimo presidente de la Federación de Fútbol de Palestina fue el principal impulsor de la quema de banderas) advierten que le harán daño a aquel que se oponga a su voluntad? Entonces, abandoné el enojo contra los jugadores. Ahora lo que me molestaba era el término utilizado: “decisión”.

La Asociación del Fútbol Argentino no “decidió” cancelar el amistoso. Fueron presionados, forzados, obligados. En definitiva, las autoridades palestinas demostraron cuál es el método que tienen para tratar con quienes opinan distinto a ellos: extorsión, amenazas, violencia.

Cada día, distintas localidades de Israel son constantemente bombardeadas por cohetes disparados desde territorios controlados por las fuerzas palestinas contra los pobladores israelíes. Los habitantes de las zonas atacadas, a pesar de todo, deciden, cada mañana, seguir adelante. No darse por vencidos. Intentar disfrutar cada día. Ellos son los que verdaderamente “hacen un aporte por la paz mundial”.

De hecho muchos de ellos encuentran en el fútbol un disfrute, un regocijo. Habrá varios de ellos que soñaban con ver a Messi visitar este país. Lamentablemente no podrán hacerlo, y eso es una tristeza.

 

POR YAACOV AVRAHAM LIPSZYC

 

Deja un comentario