FestividadesSefirat Haomer

La cuenta del Ómer

Emor (Levítico 21-24)

Una famosa parábola describe cómo un hombre pobre, desesperado por encontrar los recursos para sustentar a su familia, navega hacia costas lejanas. Trágicamente, el barco se hunde en el mar tormentoso, pero él se las ingenia para sobrevivir y llega a una isla tropical. Para su asombro, cuando llega a la costa ve que la isla está literalmente cubierta de diamantes. Hay diamantes en la playa, diamantes al borde del camino, diamantes por todos lados.

Decidido a volver a casa, encuentra en la isla un constructor de barcos y le ofrece pagarle con diamantes para que le construya uno. El constructor se ríe y le dice: “¿Pero qué voy a hacer con diamantes que no valen nada?”

El desafortunado extraño aprende rápidamente que la moneda de valor en la isla son los cartílagos de vaca. Trabaja duro durante varios años y logra ganar suficientes cartílagos no sólo para pagar el barco, sino también para llevar una gran cantidad a su casa. Cuando el barco está terminado, el viajero lo carga con cartílagos y parte hacia su hogar.

Cuando llega, la familia está feliz de verlo. Él anuncia con orgullo: “¡Ahora somos ricos!”. Abre la escotilla del barco y les muestra… ¡cartílagos de vaca! Se hace un silencio espantoso. El pobre hombre se da cuenta de su terrible error y comienza a llorar.

En alguna medida, todos somos el hombre pobre de esta historia. Llegamos a este mundo para cumplir ciertas tareas y respetar ciertos valores, pero a menudo perdemos la dirección en el frenético ritmo de la vida moderna. Demasiado a menudo priorizamos la carrera sobre la familia, o en la negociación entre la conveniencia y los valores, cambiamos diamantes por cartílagos de vaca. Trágicamente, nunca podemos recuperar el tiempo perdido.

¿Cómo se puede luchar contra esta confusión?

Una de las herramientas más poderosas que ofrece el judaísmo es el Shabat. En Shabat, el judío está libre de las actividades frenéticas y absorbentes de la semana, puede hacer una pausa y enfocarse en los elementos realmente importantes de su vida. En Shabat pasamos más tiempo en casa con nuestra familia y en la sinagoga con Dios. Salimos a caminar, repasamos los logros de la semana y analizamos la dirección de nuestra vida.

El judaísmo dice que hay otros dos momentos particularmente poderosos para evaluar nuestras acciones: las Altas Fiestas y el período entre Pésaj y Shavuot. Este último período, descrito en Emor, la parashá de esta semana, se conoce como el tiempo de la “Cuenta del Ómer”. A partir del segundo día de Pésaj, la Torá nos ordena contar 49 días hasta llegar a Shavuot, la celebración por la recepción de la Torá en el Monte Sinaí.

De acuerdo con muchos comentaristas, el objetivo de esta cuenta es unir la festividad de Pésaj con la de Shavuot. Si bien es cierto que el pueblo judío recibió su libertad física en Pésaj, esa libertad básicamente no tuvo sentido hasta que recibieron la Torá en el Monte Sinaí en Shavuot. Por lo tanto, Shavuot es el objetivo final de la saga de Pésaj. Nuestra cuenta de los días a medida que avanzamos hacia Shavuot nos recuerda que tenemos que focalizar en objetivos significativos, simbolizados por la Torá y el Monte Sinaí.

Otras fuentes (Najmánides y el Abarbanel) notan la asociación entre la cuenta del Ómer y la época de la cosecha. La palabra ómer representa una unidad de medida y se refiere a la cantidad de harina de cebada que se ofrendaba en el Templo el segundo día de Pésaj. Esta ofrenda se realizaba en la época de la cosecha de cebada y era una expresión de agradecimiento a Dios. Al final de los 49 días de la cuenta, en el momento de la cosecha de trigo, se llevaba también una ofrenda de trigo.

De acuerdo con el Abarbanel, debido a que la población agrícola de Israel estaba dedicada a las actividades de la cosecha, quedaban completamente absortos en su trabajo y olvidaban la importancia del período. La cuenta del Ómer servía para quebrar ese ensimismamiento y reenfocar a los judíos en los valores representados por la festividad de Shavuot.

Durante estas semanas, cuando los judíos de todo el mundo cuentan el Ómer, la cuenta se volvió un recordatorio moderno para que nos enfoquemos en los diamantes de nuestras vidas… y no en los cartílagos.

 

[su_button url=”http://www.aishlatino.com/tp/s/la-parasha-de-appel” target=”blank” style=”stroked” background=”#1862da” color=”#ffffff” size=”7″ center=”yes” icon=”icon: lightbulb-o” icon_color=”#ffffff” text_shadow=”3px 3px 3px #000000″]LA PARASHA DE APPEL POR RAV YEHUDA APPEL[/su_button]

Etiquetas
Mostrar más

AishLatino

El objetivo de AishLatino es dar a todo judío la oportunidad de descubrir su patrimonio en un ambiente de preguntas abiertas y respeto mutuo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Mantente conectado!

Reciba nuestras publicaciones directamente en su bandeja de entrada todos los días y un resumen con contenido sobre la parasha cada semana y actualizaciones del sitio, eventos y productos cada mes, con solo un clic, Regístrese ahora
close-link
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios

Send this to a friend