Jalá: Cómo cortar el pan en Shabat

1

Pregunta

Siempre que asisto a una comida de Shabat, me parece que el proceso de la bendición (brajá) por el pan y la forma de cortarlo es muy detallado. ¿Me pueden explicar cómo hacerlo?

Respuesta del Rabino de Aish

En verdad hay varios detalles que se deben tener en cuenta respecto a la bendición y la manera de cortar y pasar la jalá en Shabat. Este es el proceso básico:

(a) En cada comida recitamos la bendición sobre dos hogazas de pan enteras. Esto recuerda la porción doble de maná que el pueblo judío recibía los viernes en el desierto (OJ 274:1, MB 1). Se deben usar dos hogazas enteras incluso si se come otra comida además de las tres principales (Ramó 291:4).

(b) Antes de comenzar, la jalá debe estar cubierta por encima y por debajo. (La tabla sobre la que se corta el pan es suficiente para la parte inferior y para cubrir las jalot por encima, normalmente se utiliza un mantelito de terciopelo bordado). En parte esto es para permitir que se diga el Kidush con vino antes de la bendición por el pan, dado que normalmente la bendición por el pan tiene precedencia. Pero la doble cobertura también recuerda las dos capas de rocío que envolvían al maná, en el desierto; el “papel de regalo” con el que Dios envolvía Su obsequio (OJ 271:9, MB 41).

(c) Se debe hacer una pequeña marca con el cuchillo en la jalá que cortarás, para señalar el lugar en donde planeas cortarla. De esta manera se minimiza la demora entre el corte y el consumo (MB 274:5).

(d) Antes de recitar la bendición, se deben levantar ambas jalot y sostenerlas, una sobre la otra, con los diez dedos. Es preferible que las jalot no estén envueltas en nada (como una bolsa de nylon), sino directamente en tus manos. Hay quienes acostumbran a colocar las manos debajo del cobertor de las jalot y recitar la bendición mientras están cubiertas (OJ 167:4, The Radiance of Shabbos 14:5:1; MB 271:41, Shmirat Shabat Kehiljatá II 55:38)

(e) En la noche del viernes recitamos la bendición sobre la jalá de abajo, mientras que en las comidas del día lo hacemos sobre la de arriba. En las festividades recitamos la bendición sobre la jalá de arriba incluso de noche. Cuando recitamos la bendición sobre la jalá de abajo, debemos inclinarla hacia nosotros, para tenerla más cerca que la de arriba, y de esta manera evitar “pasar por encima” de la de jalá superior para cortar la de abajo (hay quienes acostumbran a cortar ambas jalot en todas las comidas) (OJ 274:1, MB 4-5).

(f) Si recitas la bendición por otros, debes decirla en voz alta para que ellos escuchen cada palabra. En el momento de la bendición todos deben estar sentados y responder “amén” cuando concluye (OJ 167:11).

(g) Si dices la bendición para otras personas, introduce la bendición con las palabras birshut rabotai (con el permiso de mis maestros), para que presten atención (MB 274:2). Es suficiente con decir cualquier expresión equivalente en español.

(h) Hay quienes acostumbran a elevar levemente las jalot al decir el nombre de Dios (A-do-nai) y/o al decir la palabra léjem ‘pan’, para enfatizar el regalo que Dios nos dio.

(i) Corta la jalá por donde antes la habías marcado. Toma el primer pedazo para ti, porque no debes dedicarte a distribuir alimento a otros cuando tu bendición está incompleta (porque aún no has comido) (MB 167:79). Después de comer tu porción, lo típico es darle primero a tu esposa y luego a los invitados y a los miembros de la familia en orden de edad o de importancia.

(j) Se acostumbra que en todas las comidas con pan haya sal en la mesa. La razón es que la mesa de un hogar judío es similar al Altar del Templo y, así como las ofrendas eran saladas, también nuestro pan debe tener sal. Existe una costumbre cabalística de untar en sal tres veces cada porción de pan antes de pasarlo (Ramó 167:18).

(k) Al pasar las porciones, no las coloques directamente en la mano de quienes las reciben, dado que esto recuerda a la comida que se le da a una persona que está de luto (OJ 167:18).

(l) Al repartir las porciones, no las arrojes por la mesa. Arrojar el pan se considera una falta de respeto hacia el mismo, incluso si no le provoca ningún daño (OJ 171:1; ver también MB 167:88).

(m) Cuando un huésped recibe una porción de jalá, no debe ser “educado” y pasarla a otra persona (salvo que el dueño de casa así se lo indique). La razón es que “no debemos dejar pasar una mitzvá cuando llega a nuestras manos”.

(n) Todos los presentes deben recibir (no necesariamente en el momento de la bendición) un pedazo de pan más grande que un huevo. Esto se debe a que menos que el tamaño de un huevo se considera un bocadillo y no le otorga la importancia necesaria a la comida de Shabat (MB 291:2).

(o) Se debe comer primero la jalá que se recibió en el momento de la bendición y sólo después comer otro pedazo, porque sobre el primero se recitó la bendición. También se debe dejar una parte de esta porción para el final de la comida, para que el sabor de la mitzvá permanezca en la boca (Ramó 167:19; MB 97).

 

por Rabino de Aish

 


¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


¡Mantengamonos Actualizado!
¡Mantengamonos Actualizado!
Suscríbete al boletín recibe las nuevas publicaciones, resumen, eventos y mucho más directamente en tu inbox.
Puedes darte de baja en cualquier momento.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.