Judaísmo en Español

Hacer las tareas escolares

Caminos Educativos-tema #3

51

Las palabras tareas escolares conjuran una variedad de imágenes que van desde el miedo y la ansiedad a una sensación de satisfacción y logro. Muchos de nosotros recordamos la frustración y las lágrimas de luchar con una tarea que no comprendíamos. Los afortunados entre nosotros tienen los recuerdos de venir regularmente a casa para las galletas y la leche, y luego sentarnos tranquilos durante una hora para hacer las tareas. Pero para la mayoría de nosotros como padres, el pensamiento de las tareas escolares desgraciadamente no conjura una escena de deleite familiar. No necesita ser de esa manera. Podemos ayudar a los niños a llevar a cabo efectivamente las tareas, haciendo una significativa contribución a la educación de nuestros hijos.

A veces, en los ochenta, cuando las nuevas matemáticas causaban furor, recibí una llamada de una madre iracunda. Quería saber que estaba haciendo como director, para enseñar a los padres el nuevo enfoque de las matemáticas para que pudieran hacer las tareas con sus hijos. Hubo llamadas de padres que eran nuevos en los estudios de hebreo; hacían las tareas junto a sus hijos, así ellos también podían aprender el idioma. Y luego hubo llamados de padres que preguntaban que “debíamos” estudiar para los exámenes de evaluación que estaban próximos, o se quejaban que “Pasamos horas estudiando y sólo logramos un 90% en el examen”. Muchos de esos padres claramente no están haciendo lo mejor para sus hijos; ¿Pero cuál es el rol apropiado de un padre cuando se trata de las tareas escolares de un hijo?

Primero pongámonos de acuerdo en un principio básico; ¡es la tarea escolar del niño!

Recordemos que no estamos en la escuela, sino que nuestros hijos están. Hay muchos buenos motivos educativos para dar tareas escolares. Enseñar a los padres, o tenerlos al corriente de lo que los niños están aprendiendo, no es uno de ellos. El rol de los padres es ser el que facilita las tareas; lo que necesitamos es facilitar el que el niño cumpla con su responsabilidad.

Si queremos que nuestros hijos sean estudiosos independientes y finalmente disfruten el proceso de estudiar mismo, entonces debemos dejar que asuman la responsabilidad de su trabajo. Las tareas escolares deben ser una práctica guiada de lo que se estudió en clase, debe ser un estudio o investigación independiente avanzada de los estudios en clase, y las muchas variaciones sobre esos temas. A pesar de todo, nuestro rol como padres es ayudar al niño a obtener lo máximo de sus tareas.

He aquí algunas sugerencias:

Provea a su hijo de una atmósfera tranquila y un lugar apropiado para que trabaje independientemente.

Permitan a Sara desenvolverse cuando llega a casa. Recuerden que ella ha estado bajo presión todo el día. El tiempo y lugar para las tareas debe ser regular y no cambiar de día en día. Asegúrese que el lugar y la atmósfera contribuyen al estudio. Esto no significa que el comedor es un lugar inapropiado. Sino que significa que debe ser vaciado de la recientemente horneada “jalá” y el correo de hoy. El bebé debe ser sacado; ahora no es momento para que Sara sea la niñera o entretenga al pequeño. En resumen, el salón debe ser despejado de todas las distracciones. Cualquier música en el lugar debe contribuir con el estudio.

Responder a las preguntas de manera tal que ayuden al niño a pensar por si mismo la respuesta

La mayoría de los niños tratan de hacer las cosas más fáciles para ellos involucrando a un padre. Puede ser una pregunta en busca de información o lágrimas que muevan a la simpatía (hace mucho han aprendido que botones apretar). El rol del padre es dar vuelta a la situación, así el niño pensará por si mismo. “¿Dónde puedes encontrar el significado de esa palabra?” Tras un tiempo Josh aprenderá que el formular una pregunta directa es inútil y aferrarse a cosas como “¿Esto parece bien?”

Anime y elogie al niño frecuentemente por la forma en que hace el trabajo.

El valor de la aprobación y alabanza de los padres no puede ser exagerado. El elogio debe ser honesto, merecido y apropiado. Elogie el comportamiento, no al niño, diciendo cosas como “Tu letra es hermosa” y “Buscar esa palabra en el diccionario fue muy útil”. Evite el genérico “eres un niño inteligente”. Si quiere que el niño sea animado por el elogio y no que lo vea como simple adulación, debe sentir que se lo ha ganado y que es apropiado que el acto sea elogiado; los superlativos no son creíbles.

Si el niño está frustrado o no puede hacer su trabajo, díganle que lo deje en blanco

¿Cómo puede saber el maestro que su hijo está luchando y necesita ayuda si usted hace el trabajo en casa? El maestro da tareas tanto para avanzar con lo que el niño ha aprendido ya o ayudarlo a prepararse para lo que estudiará. Si su hijo no lo entiende, se atrasará, a menos que el maestro sepa cual es la dificultad y la corrija. El maestro estará decepcionado si el niño no se esfuerza, no si necesita más información o práctica guiada. Así que…

Escriba una breve nota al maestro indicando la dificultad que experimenta su hijo.

Armado con esa información el maestro sabrá que parte de la lección el no ha aprendido y cual necesita ser repasada nuevamente. Evitando hacer las tareas de su hijo en su lugar y en cambio informando al maestro de las dificultades, usted posibilita que el maestro trabaje para resolver el problema.

Ningún niño debe sentarse a hacer las tareas más allá de su habilidad para concentrarse

Dependiendo de la edad del niño y el alcance de su atención, no debe sentarse más allá de un tiempo limitado y acordado. Aun así, siempre es mejor tomar un corto descanso y volver que sentarse durante largos lapsos de tiempo. Si parece que Yossi no puede completar sus tareas en el tiempo esperado, analícelo con el maestro. Él puede darle alguna idea acerca de los hábitos del niño, acortar las tareas, o dar a Yossi una orientación en la escuela.

¿Qué habilidades queremos que nuestros hijos aprendan cuando hacen sus tareas?

Queremos que aprendan responsabilidad personal

Cuando son apropiadamente guiados para hacer sus tareas por sí mismos, los niños aprenderán que ellos son responsables por su tarea escolar; no es la madre o el maestro el que tiene que hacer el trabajo. Mindy aprenderá que cuando se supone que usted haga algo, usted tiene que hacerlo; ningún otro es responsable por su trabajo.

Queremos que el niño tenga confianza en sí mismo

Cuando Becky completa una tarea y gana la aprobación de padres y maestro, desarrolla confianza en su habilidad y tendrá menos miedo de realizar el trabajo independientemente.

Queremos que el niño desarrolle independencia personal

Un niño que aprende a hacer su propio trabajo con el tiempo será un estudioso independiente y aprenderá a disfrutar el proceso. ¿Qué más podemos desear?

BY NOCHUM KAPLAN

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.