En 1734 Rabí Israel Baal Shem Tov (“BeSHT”, 1698-1760), que hasta ese momento había vivido como un tzadik oculto, comenzó a diseminar públicamente sus enseñanzas. Aunque no agregó nada “nuevo” al judaísmo, re-enfatizó verdades y doctrinas que habían estado sepultadas bajo la dureza del exilio: el inmenso amor a Di-s que tiene todo judío, la significación cósmica de toda mitzvá que cumple una persona, el significado divino que reside en cada brizna de hierba, en cada suceso, y en toda enseñanza del universo. Habló a las masas oprimidas y a los grandes eruditos, dando significado a sus existencias, y por lo tanto alegría y vida. Muchos discípulos vinieron a absorber el “alma interior” de la Torá de él, y el nuevo movimiento fue conocido como “Jasidismo”.

Rabí Israel falleció el 6 de Sivan de 1760, y fue sucedido (un año después, en el primer aniversario de su fallecimiento) por su discípulo Rabí DovBer de Mezritch.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.