Di-s y NosotrosIdeas y Creencias

Estoy en una Relación. Es Complicado

Cambié el estado de mi relación sentimental en Facebook. Escribí que estaba “buscando una relación” (¿Quién no lo está?). Por algún motivo, fue publicado como que estaba “en una relación”, y también “es complicado”.

Mis amigos se quedaron un tanto preocupados. Querían saber si estaba pasando algo que no les había comentado. La verdad es que estoy en una relación sentimental, pero no es la que ellos sospechan. Y, como D-os no tiene una cuenta en Facebook –milagro de milagros- no pude aclarar con quién estaba en una relación sentimental.

Te explico: la relación que tengo con mi Creador es muy complicada. A veces es dolorosa. Es confusa; hay momentos en que parece ser inexistente. Pero está siempre ahí y, por más que trate, nunca puedo desconectarme de Él. Y, como en todas las relaciones, tengo que trabajar en ella. Esa es la parte más frustrante. No hay atajos o caminos sencillos.

Esta mañana me desperté y saludé a D-os. Tenemos una buena relación. Él y yo. O, por lo menos así lo creo.

Le pido que me ayude a encontrar algo, y ahí está. Le pido que me dé un descanso de liceo y la profesora falta. Pienso en mi Socio todos los días. Cuando las cosas salen mal, mi reacción es: “¡Ay D-os! ¿Y ahora qué hago?”. Y, cuando pido ayuda y no la veo, digo: “Vamos D-os, tú puedes hacer más que esto”.

Pero me pregunto si una relación se trata de esto. Yo pregunto. Él responde. Él da, yo recibo. Parecería ser un tanto unilateral.

¿Qué es lo que yo estoy devolviendo? ¿Qué está ganando D-os con todo esto?

Aún cuando rezo todos los días, incluso varias veces durante el día… ¿eso es suficiente? ¿Podrá llegar a ser suficiente cualquier cosa que yo haga, cualquier cosa que yo pueda dar a D-os?

En mi mente, la respuesta a menudo parece ser “no”. Yo no podría estar acá sin todo lo que D-os me brinda y lo que hace por mí. Yo no existiría. De modo que me pregunto: ¿Cómo podría yo –pequeño, minúsculo y aparentemente insignificante- tratar de devolverle algo a Él?

Comparado con todo lo que Él me brinda, no tengo nada que ofrecer. Me da salud, familia, amigos, la capacidad de amar y ser amado. D-os, en Su bondad, me otorga la vida. Y, en todo esto, Él me da la oportunidad de tratar de devolverle una pequeña parte de lo que hace por mí. Por eso, tengo que aprovechar la oportunidad.

No tengo mucho para ofrecerle. Pero Él no pide mucho. Solamente que mantenga la Torá cerca de mí y que siempre crezcan mis buenas acciones y mi bondad. Y quizás, de alguna manera insignificante, muy insignificante, al llevar a cabo esas acciones le pueda agradecer a Él por todo lo que Él ha hecho por mí.

¿Será entonces que D-os y yo realmente tenemos una relación muy equilibrada? Es una pregunta que no tiene una respuesta definida, pero que igual debe ser planteada todos los días.

Creo que voy a cambiar mi estado en Facebook para que figure precisamente eso: “Estoy en una relación sentimental. Es complicada.”

 

POR ALTIE SEIGEL
Altie Seigel, de Crown Heights, Brooklyn, actualmente estudia en un seminario en Israel.
Extraído de Revista Kesher de Jabad Uruguay
Etiquetas
Mostrar más

Jabad en Español

El movimiento Jabad enseña la dimensión, más profunda de la Torá. © Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.

Publicaciones relacionadas

¡Mantente conectado!

Reciba nuestras publicaciones directamente en su bandeja de entrada todos los días y un resumen con contenido sobre la parasha cada semana y actualizaciones del sitio, eventos y productos cada mes, con solo un clic, Regístrese ahora
close-link
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios