El Tania del Día Likutei Amarim, comienzo de Capítulo 8

8

Likutei Amarim, comienzo de Capítulo 8

Hay otro aspecto adicional en la cuestión de los alimentos prohibidos, razón por la cual se los denomina isur [“atado” y ligado]. Aun si la persona comiera una comida prohibida inconscientemente [y su intención al comer era] en aras del Cielo, es decir, a fin de servir a Di-s con la energía que deriva de ella y, lo que es más, [incluso si] realmente cumplió con su intención —estudió y rezó con la energía derivada de esa comida—, la vitalidad contenida en ella no asciende ni se inviste en las palabras de Torá y plegaria [producidas con esa vitalidad] como ocurre con los alimentos permitidos (heter), porque [esa vitalidad] se mantiene cautiva en poder de la sitrá ajará de las tres kelipot impuras. [Es así] aun si se tratara de una [comida prohibida por] prohibición Rabínica, porque “las palabras de los Escribas son aún más estrictas que las palabras de la Torá…”.

Por lo tanto, el iétzer hará (Impulso al Mal) y la fuerza que anhela las cosas prohibidas también es ” uno de los demonios nojudíos”, que es el iétzer hará de las naciones, cuyas almas se derivan de las kelipot impuras. Pero el Impulso al Mal y la fuerza que anhela cosas permisibles [incluso cuando se hace sólo] para satisfacer el anhelo personal es “uno de los demonios judíos”, porque [la vitalidad de una cosa permitida] puede revertirse a Santidad, como se ha explicado previamente.

Sin embargo, antes de haberse revertido a santidad es sitrá ajará y kelipá, y aún después un resabio de la misma permanece unido al cuerpo [de la persona], ya que cada elemento de comida y bebida que uno ingiere se vuelve inmediatamente sangre y carne de su carne. A eso se debe que el cuerpo deba someterse al “Purgatorio de la Tumba”, a fin de limpiarlo y purificarlo de la impureza que ha recibido al disfrutar de cosas mundanas y placeres —que son de la impureza de kelipat noga y de los “demonios judíos”—, a menos de que uno nunca hubiera disfrutado de este mundo en toda su vida, como ocurrió con Rabeinu HaKadosh.

 

Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


¡Mantengamonos Actualizado!
¡Mantengamonos Actualizado!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios o nuevas actualizaciones
Puedes darte de baja en cualquier momento.