PARASHÁ DE LA SEMANA: SHOFTÍM
LECTURA DE LA TORÁ PARA ESTA SEMANA: DETEURONOMIO 16:18 – 21:9
HAFTORAH: ISAÍAS 51:12 – 52:12

El Tania del Día Likutei Amarim, comienzo de Capítulo 50

El Tania es una exposición filosófico-cabalista que enseña al hombre a aproximarse a su Creador

Likutei Amarim, comienzo de Capítulo 50
Todas las formas y niveles de amor mencionados antes derivan del “lado derecho”, de nivel de kohén, [porque el kohén es denominado] “hombre de bondad”. [Estas formas y niveles] son llamados késef hakodashím (“un anhelo por cosas sagradas”), como en las palabras “Tú anhelaste con vehemencia la casa de tu padre” [y la palabra hebrea empleada para “anhelaste” (nijsafta/נכספת) está vinculada etimológicamente a la palabra késef/כסף].

Hay, sin embargo, otro nivel de amor que los supera a todos [los mencionados], tal como el oro es superior a la plata. Este es un amor cual ardientes carbones de fuego6 [que se deriva] del nivel de las Guevurot Superiores de la Biná Suprema. Esto es, que [el despertar de este amor se produce] a través de la meditación acerca de la grandeza del bendito Ein Sof, ante Quien todo es considerado como la nada absoluta. [Entonces,] el alma es encendida y se alza llameante hacia el precioso resplandor de Su grandeza, con el fin de observar la gloria del Rey. [Este es el contenido de este amor. Es] cual ardientes carbones en llama que se remonta a lo alto, y [ansía] separarse de la mecha y los maderos en los que se sostiene. Esto sucede debido a la preponderancia del elemento de Fuego Divino que hay en el Alma Divina. De esto, llega a [sentir] sed, como está escrito: “Mi alma está sedienta de Ti”. Entonces [logra] el nivel de “enfermo de amor”. Y luego llega a un virtual estado de expiración del alma (kelot hanéfesh), como está escrito: “Y mi alma expira”.

De aquí, [de las Guevurot Supremas de la Biná Superior,] deriva la fuente [del servicio Divino] de los Levitas abajo, [en este mundo]. [Y en el futuro, cuando el mundo habrá de ser elevado, ellos serán los kohaním [a diferencia de cómo es ahora, cuando los Levitas secundan en rango a los kohaním, como está escrito: “Ellos te acompañarán y te servirán”], tal como comentó el AríZal el versículo “Pero los Kohaním, los Levitas…” — que los Levitas de hoy se convertirán en los kohaním del futuro]. El servicio de los Levitas era elevar [su] voz en melodía y acción de gracias, con canto y música, con acorde armonía, a modo de avance y retroceso, ratzó (lit.: ‘corrida’) y shov (lit.: ‘retorno’). Tal es la naturaleza de este intenso amor, cual la llama que se descarga del bazak, como se menciona en la Guemará [Jaguigá, cap. 2].

Es imposible explicar este tema claramente por escrito. No obstante, toda persona de corazón sensible, que es entendedora, inteligente en captación de un tema, y persevera profundamente para ligar su mente y comprensión a Di-s, hallará el bien y la luz atesorados en su alma inteligente, cada cual conforme su capacidad —uno se ve afectado [de una manera, por un tipo de meditación] y uno se ve afectado [de otra, por otra forma de meditación]—, luego de precederle [a esta meditación] el temor al pecado, a fin de estar en extremo apartado del mal, para evitar que [suceda que] “tus transgresiones se interponen [entre ti y Di-s]”, Di-s libre.


Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


¡Mantengamonos Conectados!
¡Mantengamonos Conectados!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios y nuevas actualizaciones ademas de tiempo en tiempo un especial sobre la parashá.
Puedes darte de baja en cualquier momento.