PARASHÁ DE LA SEMANA: SHOFTÍM
LECTURA DE LA TORÁ PARA ESTA SEMANA: DETEURONOMIO 16:18 – 21:9
HAFTORAH: ISAÍAS 51:12 – 52:12

El Tania del Día Likutei Amarim, comienzo de Capítulo 20

Likutei Amarim, comienzo de Capítulo 20

Es bien sabido por todos que el mandamiento [positivo de creer en la unidad de Di-s] y la advertencia referente a la idolatría —que constituyen los primeros dos mandamientos en el Decálogo: “Yo soy [Di-s…]” y “No tendrás [otros dioses…]”— comprenden toda la Torá. Porque el mandamiento “Yo soy [Di-s]” incluye a todos los 248 preceptos positivos, mientras que el mandamiento “No tendrás [otros dioses]” incluye todos los 365 mandamientos prohibitivos. Es por eso que sólo hemos escuchado estos dos mandamientos —”Yo soy…” y “No tendrás…”— directamente de Di-s, como han dicho nuestros Sabios, porque ellos son la suma total de toda la Torá.

A fin de elucidar esta cuestión con claridad, debemos hablar primero brevemente de la idea y esencia de la unidad de Di-s, Quien es llamado “Uno y Unico”. Todos creen que El es Uno Solo, [ahora, después de la Creación,] exactamente como lo era antes de que el mundo fuera creado, como está escrito: “Tú eres Aquel que eras antes de que el mundo fuera creado, y Tú eres Aquel que es desde que el mundo fue creado”. Este [énfasis provisto por la frase repetitiva “Tú eres Aquel que eras…”] significa: “[Tú eres exactamente] el mismo ‘Aquel’ [antes y después de la Creación], sin cambio alguno”, como está escrito: “Yo, Di-s, no he cambiado [a partir de la Creación]”. Porque este mundo, y del mismo modo todos los mundos superiores, no provocan cambio alguno en Su unidad a causa de haber sido creados a partir de la nada. Tal como Di-s era Uno solo, único y singular, antes de que ellos fueran creados, así El es Uno solo, único y singular, después de que El los creara. Porque todo, ante El, es como nada, como si fuera absolutamente inexistente.

Porque el llamado a ser de los mundos superiores e inferiores, y su vida y su existencia, es decir, aquel [poder] que los sostiene para que no retornen a la nada y a la nulidad como eran antes [de ser creados], no es sino la Palabra de Di-s y el “aliento de Su boca”, bendito sea, que está investida

 

Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


Comenta en WordPress
Cargando...
¡Mantengamonos Conectados!
¡Mantengamonos Conectados!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios y nuevas actualizaciones ademas de tiempo en tiempo un especial sobre la parashá.
Puedes darte de baja en cualquier momento.