Judaísmo en Español

El Tania del Día Igueret HaTeshuvá, en medio de Capítulo 4

0 60

Igueret HaTeshuvá, en medio de Capítulo 4

La explicación del tema [es la siguiente]:

Hay una bien conocida declaración de Eliahu: “Tú eres Aquel que ha hecho surgir los diez tikuním, a los que nosotros llamamos Diez Sefirot, para conducir mediante ellos los mundos ocultos [y los mundos revelados…]. Tú eres sabio, pero no con un conocible atributo de sabiduría. Tú entiendes, pero no con un conocible atributo de entendimiento, etc…”.

Todas las Diez Sefirot están incluidas y representadas en su fuente, el Tetragrámaton: La [letra] י (iud), que es un simple punto, alude a Su sabiduría, que es el estado de ocultamiento y oscuridad, antes de desarrollarse en un estado de expansión y revelación en captación y entendimiento. (La “espina” encima de la iud alude a la Voluntad Suprema, que trasciende por mucho al nivel de Jojmá Ilaá, ‘Sabiduría Suprema’, como es sabido).

Cuando [el “punto” seminal de jojmá] es eventualmente amplificado y revelado como algo captable y entendible a los mundos ocultos, es entonces contenido y representado en la letra ה (hei) [del Tetragrámaton], la que se extiende a lo ancho —implicando el despliegue de la explicación y el entendimiento— y también a lo largo —para indicar extensión y flujo hacia abajo, hacia dentro de los mundos ocultos—.

En la etapa siguiente, cuando esta extensión y flujo son llevados más abajo aún, hacia los mundos revelados —los que pueden ser comparados, a modo de analogía, a uno que desea revelar sus pensamientos a otro a través de su habla—, esta extensión está contenida y es representada en las finales letras ו y ה (vav y hei), pues la [letra] ו (vav) indica el flujo hacia abajo. Asimismo, este flujo hacia abajo es efectuado a través de los atributos Divinos de benevolencia y bondad y Sus demás atributos sagrados, incluidos en términos generales en los seis atributos del versículo “Tuyos son, Di-s, la grandeza…”, hasta “Tuya, Di-s, es la soberanía…”, exclusive. Pues Su atributo de soberanía es llamado “la palabra de Di-s”, como en el versículo: “Dondequiera la palabra del rey rige”.

Este [atributo de soberanía] está contenido y representado en la hei final del Tetragrámaton. Pues el aspecto interior y la fuente del habla es el aliento que asciende del corazón y luego es dividido en las cinco articulaciones orales. [Una de ellas produce el grupo de letras] alef, jet, hei y áin de la garganta, [otra produce el grupo de letras bet, vav, mem y péi de los labios,] etc.

[En particular] la enunciación de la hei es exclusivamente aliento no vocalizado, como está escrito: “Una letra liviana sin substancia”. Y aunque El no tiene forma corpórea —líbrenos Di-s—, “la Torá habla como en la lengua de los hombres”. Además, porque también el habla de Di-s [consiste de, para decirlo de alguna manera,] veintidós letras que se separan en las cinco

articulaciones [que producen el habla Divina] de las cuales fueron creados todos los seres. (Para un análisis de estas letras y su significado, véase Likutéi Amarím, Segunda Parte [Shaar HaIjud VeHaEmuná], cap. 11).

Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

Sefira Ross es una diseñadora e ilustradora independiente cuyas creaciones originales adornan muchas páginas de Chabad.org. Residiendo en Seattle, Washington, sus días se pasan entre ilustraciones multitarea y ser madre.

Deja un comentario