Judaísmo en Español

El Tania del Día Igueret HaTeshuvá, comienzo de Capítulo 10

Igueret HaTeshuvá, comienzo de Capítulo 10
Este nivel superior de teshuvá, la unión de espíritu con Espíritu a través [del estudio] de la Torá y la ejecución de actos caritativos, es cuestión que emana desde lo Alto, de modo que la palabra de Di-s esté concretamente en su boca, como está escrito: “Yo he colocado Mis palabras en tu boca”, y [similarmente] “Su diestra me abraza”, a través de los actos de bondad [del hombre], pues “bondad es el brazo derecho [Supremo]…”.

Pero el hombre mortal debe ascender de etapa en etapa hacia este superior nivel de teshuvá y esta “unión de espíritu con Espíritu” a través del devocionado servicio del corazón, particularmente durante el Shemá y sus bendiciones, de modo que pueda decir [durante el recitado del Shemá], con verdad perfecta, “Amarás [a Di-s, tu Señor,] con todo tu corazón y con toda tu alma…”. Análogamente, “Estas palabras [que Yo te ordeno hoy] estarán [sobre tu corazón]… Y hablarás de ellas…”. La palabra de Di-s debe estar verdaderamente en su boca, y “Y no hay Verdad [salvo la Torá]”.

Asimismo ha de cumplir todas las mitzvot, como está escrito: “[…] nos ha santificado (kidshánu) con Sus mandamientos”. Esta [santificación] tiene el mismo sentido que en la frase “Tú me eres santificada (mekudéshet)”. Este es el nivel de Kódesh haElión, [donde Kódesh,] expresión [traducida como “santidad”, tiene la connotación] de [tratarse de] algo aparte que no puede investirse dentro de los mundos [creados], puesto que “todo es considerado como la nada ante El”. Más bien, este es un nivel [de santidad] que trasciende todos los mundos, el de la Voluntad Suprema, etc. como se analizara en Likutéi Amarím, capítulo 46.

Suscriba nuestro boletín para mantenerse actualizado.

También luego de la plegaria, decimos: “A Ti, Di-s, elevo mi alma”, de modo que [a través del cumplimiento de mitzvot] el espíritu se una con el Espíritu durante todo el día…

Todo esto se logra a través de la meditación acerca de la grandeza del Infinito, concentrando profundamente la mente durante las dos bendiciones que preceden al Shemá y durante [los Himnos preparatorios de Alabanza, conocidos como] Psukéi deZimrá, como se sabe.

Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

 

Sefira Ross es una diseñadora e ilustradora independiente cuyas creaciones originales adornan muchas páginas de Chabad.org. Residiendo en Seattle, Washington, sus días se pasan entre ilustraciones multitarea y ser madre.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Traducir »