PARASHÁ DE LA SEMANA: SHOFTÍM
LECTURA DE LA TORÁ PARA ESTA SEMANA: DETEURONOMIO 16:18 – 21:9
HAFTORAH: ISAÍAS 51:12 – 52:12

El Tania del Día Igueret HaKodesh, comienzo de Epístola 27

Igueret HaKodesh, comienzo de Epístola 27

Esta carta fue escrita a los residentes [jasídicos] de Tierra Santa (sea rápidamente reconstruida y restablecida en nuestros propios días, Amén!), para consolarlos con redoblado sostén por la desaparición del célebre Rabí y Gaón, santo varón de Di-s, “lámpara de Israel, pilar de la mano derecha, martillo poderoso”, nuestro maestro Rabí Menajem Mendel (¡descanse su alma en Edén!)

Mis amados, mis hermanos y amigos, quienes [me] son [tan preciados] como mi alma, etc.:

Que [el Nombre de] Di-s esté sobre vosotros y que viváis para siempre, y vuestros hijos con vosotros, la semilla de la verdad; sed bendecidos por Di-s para la eternidad.

Luego de haber inquirido debidamente por el bienestar de aquellos que aman el Nombre [de Di-s], he venido a hablar al corazón de los atormentados, quienes suspiran y gimen [por la desaparición de Rabí Mendel], y para consolaros con redoblado sostén con lo que mi oído ha escuchado de otros y con lo que he entendido por mí mismo, respecto del modismo usado por nuestros Sabios [para referirse a la desaparición de un tzadík]: “El ha dejado vida para todos los vivientes”.

Pues “el tzadík vive con su fe”, y con “el temor de Di-s [que conduce] a la vida”, y con las centelleantes y ardientes chispas de su amor [a Di-s, que es aun mayor] que la vida, invistiendo en ellos la vida de su Rúaj (otra versión: y, lo que es más, de su Neshamá) a lo largo de su vida. Cuando, [en el momento de su desaparición,] Di-s eleva su Rúaj y recoge su alma hacia Sí Mismo y él asciende de una elevación a la siguiente —hasta los más altos niveles—, cede la vida de su Rúaj, los actos en que anteriormente ha trabajado con Israel, [o sea, la fe, el temor y el amor que él hizo descender a ellos de su Rúaj], “la labor de un tzadík para la vida”, a cada ser viviente, esto es, al alma de cada ser viviente [que lleva una vida de Torá y mitzvot,] que está ligado a su alma por las gruesas sogas de un amor magnánimo, y un amor eterno, que no se moverá jamás. Pues todo hombre que desea ansiosamente vida, [y que procura] unirse al Di-s viviente a través de su servicio, su alma se unirá y estará ligada en el nexo de la vida con Di-s, en la vida del Rúaj de nuestras fosas nasales de la que hemos dicho “Bajo su sombra [protectora] viviremos entre las naciones”. [Esto] él nos dejó, en cada uno individualmente, conforme el grado de su genuino apego [al tzadík] y su puro y verdadero amor a él, de lo más recóndito del hombre y desde las profundidades de su corazón. Pues “como en el agua, el rostro [refleja el rostro, así es el corazón del hombre hacia el hombre]”; y “el espíritu despierta espíritu y atrae espíritu”. Pues su Rúaj perdura verdaderamente en nuestro medio, cuando ve a hijos, quienes corporizan la obra de sus manos, santificando el bendito Nombre [de Di-s]. Pues [Su Nombre] se magnifica y santifica cuando marchemos por el camino recto que él nos ha mostrado de sus caminos, y caminaremos en sus sendas por siempre jamás.

 

Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


¡Mantengamonos Conectados!
¡Mantengamonos Conectados!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios y nuevas actualizaciones ademas de tiempo en tiempo un especial sobre la parashá.
Puedes darte de baja en cualquier momento.
Campaña de Iom Kippur
Acompañe a Jabad.com y ayúdenos a seguir sirviendo..
¡DONA!