Judaísmo en Español

El petróleo y el Bar Mitzva

57

Señor…

Nueva York, NY

Saludo y Bendición:

Por medio de la presente acuso recibo de su carta. Aprecio su consideración al hacerme saber la buena noticia de que su bejor (primogénito) comenzó a colocarse tefilín, y que esta ocasión fue adecuadamente celebrada por su familia.

Ciertamente en su caso no hay necesidad de expresar en detalle la gran importancia de la mitzvá de tefilín -con el tefilín de la mano colocado sobre el brazo izquierdo enfrentando al corazón, el asiento de las emociones, y sobre la cabeza enfrentando al cerebro, el asiento del intelecto- que, como nuestros Sabios señalan, tienen un impacto directo en la armonización apropiada entre las emociones y el intelecto. No menos importante es el impacto que la mitzvá de tefilín, poniendo al corazón y la mente del judío -es decir, la totalidad del ser- al servicio de D-os1, dado que el cerebro y el corazón controlan y dirigen todos los órganos y funciones del cuerpo. El correspondiente impacto espiritual es que todo el ser del judío es permeado de Torá y mitzvot, en cumplimiento de la ordenanza: “todas tus acciones deben ser en aras del Cielo”.2

Que D-os le conceda a usted y su esposa mucha y verdadera ídishe najes (satisfacción judía), o sea, Najes de Torá, de parte de todos y cada uno de sus hijos, en buena salud y en felices circunstancias, tanto material como espiritualmente.

Con bendición,

M. Schneerson

PD: Advertí con especial interés su posdata acerca de un proyecto suyo que involucra la exploración en busca de petróleo y gas en la Tierra de Israel. Como usted por supuesto sabe, la necesidad de tales fuentes de energía, que se han tornado absolutamente vitales, ha crecido enormemente en los últimos años.

Siguiendo una vieja costumbre judía de conectar cuestiones que en la superficie parecen inconexas, aprovecho la oportunidad para compartir con usted el siguiente pensamiento sobre la relación entre su posdata y el cuerpo principal de su carta.

Se basa en las enseñanzas del Baal Shem Tov y fue citado por mi suegro, de sagrada memoria, en relación con el versículo: “Y ustedes serán para Él una tierra deseable”3. El Baal Shem Tov explica4 que la tierra es el depósito de los mayores recursos naturales, tales como el petróleo, el gas, los metales, las gemas y así sucesivamente. Similarmente, en términos espirituales, cada judío posee las más altas cualidades espirituales, algunas veces cerca de la superficie o sobre ella, pero otras en las profundidades. Sólo se necesita descubrirlas, refinarlas y pulirlas, para obtener los tesoros más deseables y placenteros. Y el Baal Shem Tov concluyó: “quiero ayudar a todos los judíos a producir estos tesoros que D-os ha implantado en cada uno de ellos”.

1 Shuljan Aruj, Oraj Jaím 25

2 Avot 2:12

3 Malají 3:12

4 Haiom Iom, 17 de Iar

POR EL REBE DE LUBAVITCH, RABI MENAJEM MENDEL SCHNEERSON
Extraído de las Cartas del Rebe de Lubavitch.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.