Pregunta:

¿Hay alguna evidencia que muestre que el pensamiento judío y su filosofía hayan influencia en los griegos? Y si así fuera, ¿Por qué no lo menciona la historia?

Respuesta:

Contemplando su pregunta, pensé que lo mejor sería comenzar por el principio, citando a Hermippus de Smyrna, el cual acusa a Pitágoras de hacer y decir “cosas imitando y transfiriendo opiniones de los judíos”. 1

O también podemos citar a Clearco de Solos, quien relató lo siguiente, extraído de un encuentro entre Aristóteles y un judío: “El conversó con nosotros y con otros filósofos, y probó nuestros conocimientos sobre filosofía, como él había vivido con hombres muy instruidos, nos comunicó mucha más información de la que nosotros le transmitimos a él.” 23

También hay evidencia del impacto judío sobre otros avances por los cuales los griegos son renombrados, como por ejemplo, el alfabeto y la arquitectura.

Mucho se ha dicho sobre la agudeza arquitectónica de los griegos, especialmente sobre las columnas griegas, como los capiteles Eólicos y jónicos, las cuales son ejemplos de la creatividad griega. Sin embargo, se hace muy poca mención sobre los arquitectos israelíes que fueron los primeros en incorporar, cientos de años antes, el tan actualmente conocido motivo de par de rollos espiralados saliendo de un triángulo central que se encuentra dentro del capitel de la columna. Estos motivos han sido descubiertos por los arqueó- logos en muchos capiteles “Pre-griegos” encontrados en ciudades judías antiguas. Un destacado arqueólogo nos comenta: “Uno no podría pensar que es una coincidencia el hecho de que ni uno solo de estos motivos haya sido encontrados en tierras adyacentes hasta cientos de años más tarde, aún así nos referimos a ellos como “Proto-Jónicos.” 4

El impacto sobre el alfabeto griego, de hecho no necesita prácticamente elaboración; después de todo, su mismísimo nombre deriva de las letras hebreas “Alef- Bet”. Incluso dentro de las letras del alfabeto hay remanentes de sus orígenes. Por ejemplo, la letra “Q”, la cual es una letra redundante dentro del alfabeto griego y el latín, que no tiene uso por si misma, tiene sus orígenes en la letra “Kuf” gutural de la lengua semítica.5

Estos hechos nos llevan a pensar sobre la evidente pregunta de por qué no escuchamos más sobre todo esto. ¿Por qué, por ejemplo, aquellos historiadores que confían tan fuertemente en Josefo hacen escasa mención sobre la influencia del judaísmo sobre la civilización griega?

Hay una realidad muy cierta en los escritos de Josefo: “Porque ellos nos envidian, ¿o por alguna otra injustificable razón? 6Tal vez. Pero por algún motivo, siento que hay mucho más que aquello.

Sentado, reflexionando sobre estos pensamientos, repasando la biblioteca con la mirada en busca de algún título que pueda ayudar, un pensamiento me golpeó repentinamente: ¡Había estado abordando el tema de una manera completamente errónea! La respuesta no estaba en un libro de filosofía, antigua o moderna, la respuesta esta junto frente a mi y toma la forma del candelabro de Januca (Menorá). ¿Acaso no es la historia de Januca una batalla real entre los griegos y la filosofía judía, con los judíos saliendo victoriosos? Cuando caminamos por la calle un día común, ¿acaso no podemos ver los signos de nuestra victoria? Pero tal vez estoy yendo muy lejos, debería comenzar por el principio…

Aunque había diferentes y hasta opuestas escuelas griegas de pensamiento filosófico, lo que todas ellas tenían en común era su focalización en el lugar ocupado por la lógica, la investigación filosófica y la supremacía del intelecto humano. Esto es cierto, no solo en las escuelas griegas de filosofía sino también en la mayoría de las filosofías occidentales, las cuales son extensiones de la filosofía griega. Aún si exagerásemos afirmando, como Alfred Whitehead dijo: “La filosofía occidental no es más que una serie de anotaciones de Platón”, no está mal decir que en una perspectiva general, fueron los griegos los que le dieron forma a la filosofía occidental.

En los momentos en los que acontece la historia de Januca, la cultura helenística estaba en su esplendor, esparciéndose a través de la civilización. Influyó sobre un gran porcentaje de la población judía y los llevó a abandonar su fe, reemplazándola por el racionalismo, cambiando lo sobrenatural por lo natural y lo espiritual por lo físico.

La historia de Januca no es solamente una batalla física de los judíos contra los opresores griegos; es la historia de una batalla de fe desatada por aquellos que se encontraban en el supuesto lugar que había sido asignado como el dominio de los incrédulos e incultos. Es el triunfo de lo sobrenatural sobre lo natural, de lo espiritual sobre lo físico. (Ver “Seeing Lessons” para una elaboración mayor de este aspecto de la historia de Januca). Casi dos mil años más tarde, ¿Acaso no son aparentes los signos del triunfo de la fe? Sin lugar a dudas, la civilización occidental y su filosofía aún siguen adelante con fuerza. Pero cuando caminamos por la calles, manejamos el auto, o viajamos en subte, ¿Acaso no vemos y oímos expresiones de fe y creencia a nuestro alrededor? ¿Acaso no vemos la gran cantidad de instituciones dedicadas a la fe y a los temas espirituales más, que a los temas materiales?

Si “La civilización occidental no es más que la expresión de las anotaciones de Platón”, entonces, ¿No será cierto decir que las expresiones de fe y creencia espiritual en Di-s mencionadas anteriormente son, en gran parte gracias al judaísmo y su fe en el Único Creador?

NOTAS AL PIE
1. Josefo, Contra Apionem I:22 Origen, Contra Celsum I:15. Ver también Porfirio de Tiro, La vida de Pitágoras 11 En el párrafo completo de Josefo se lee: “Luego Ermippo agrega también lo siguiente: y Pitágoras solía hacer y decir cosas imitando y transfiriéndose opiniones de los judíos y los tracios. De este hombre, de hecho se ha dicho que ha transferido muchas costumbres de los judíos a su propia filosofía.” Mientras que muchos estudiosos son bastante escépticos en el hecho de atribuir la última frase “De este hombre…” a Ermippus, no ven inconveniente en atribuir la oración previa “y Pitágoras solía…” a él, ya que coincide con el acercamiento que realiza sobre Pitágoras en algunos pasajes biográficos que han sobrevivido. (Bezalel, Bar kochva, La imagen de los judíos en la Literatura Griega: El Período Helenístico, Cáp. V.
2. Josefo, Ibíd.: S. Clemente de Alejandría, El Stromata, Libro I, Cáp. 15. Sin tomar en cuenta el hecho de que este incidente haya o no tenido lugar, el hecho de que un estudiante de Aristóteles haya escrito esto indica la impresión que ellos tenían de los judíos.
3. Es interesante notar que uno de los objetivos de la obra de Clearco, en Tratado del Sueño, de los cuales solo han sobrevivido algunos fragmentos y del cual ha sido extraído la cita anterior, era mostrar que el mismismo Aristóteles creía en la inmortalidad del alma, creía que el cuerpo y el alma podían separarse, que el alma vive después de la muerte. De igual manera opinaba Platón, el maestro de Aristóteles, cuyos estudiantes deseaban fervientemente que abandonara este punto de vista. Ver Hans Lewy, “Aristóteles y los Sabios Judíos según Clearco de Soli”. The Harvard Theological Review, Vol. 31, Núm. 3 (1938), Pág 205-235.
4. El significado y las ramificaciones de estas citas,
así como también el nivel de credulidad dado a ellos,
son materia de considerables debates entre los estudiosos. Sin embargo, debido a que el punto central de
este artículo es cómo el Judaísmo impactó el pensamiento general occidental (más allá del impacto
sobre alguna persona específica o filosofía), el objetivo aquí es focalizar la atención en ellos y en el hecho
de que estas discusiones existieron. Es por este motivo que ningún mito o leyenda extraída de filósofos
griegos que se reunieron o aprendieron de los sabios judíos son citadas en este artículo.
5. Iojanán, Arqueología de la tierra de Israel, trans. A. F. Rainey. (Westminster Press, 1982), pág. 215
6. Samuel Kurinsky, El octavo día, La historia Secreta de la contribución judía a la civilización. Joseph nave, el Origen del Alfabeto Griego. Contra Apionem, Ibíd

POR YEHUDA SHURPIN
El Rabino Yehuda Shurpin responde preguntas en el servicio de Chabad.org “Consulte al rabino”


¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


[newsletter-pack newsletter="100624" style="style-7" si_style="t1-s5" bs-show-desktop="1" bs-show-tablet="1" bs-show-phone="1" css="" custom-css-class="" custom-id=""]