Antes de fallecer, Rabí Israel Baal Shem Tov reunió a sus discípulos, revelándole a cada uno la misión que debía cumplir. A Jaim, uno de sus alumnos, le dijo que debía ir de un pueblo a otro, relatando historias del Baal Shem Tov. Un poco desilusionado, Jaim preguntó hasta cuando debería seguir con esto. “Te vas a dar cuenta solo,” – fue la respuesta. Después de que el Baal Shem Tov falleció, Jaim comenzó a contar las historias de su maestro por todos lados donde viajaba.

Un día, cuando llegó a cierto pueblo, oyó sobre Reuven, un hombre que literalmente “pagaba” por escuchar historias del Baal Shem Tov. Jaim fue llevado a lo de Reuven y este lo invitó a que pasara el Shabat con el y le contara historias. El viernes después de la comida, Reuven y sus invitados prestaron atención a Jaim, esperando oír algunas de sus historias. Algo raro ocurrió y Jaim no recordaba ni una sola historia. Sonrojado, explicó que necesitaba descansar del viaje y que al otro día les contaría varias historias. Shabat al mediodía, sin embargo, ocurrió lo mismo. Otra vez, se disculpó y pidió otra oportunidad a la tarde. La tarde también pasó y Jaim no consiguió recordar ni una historia.

El Shabat terminó, todos se fueron y Jaim ya estaba en la estación de tren para irse, cuando de pronto ¡se acordó una historia! Excitadamente corrió hacia Reuven para contársela.

“Un día – comenzó -, acompañé al Baal Shem Tov a un pueblo a pasar Shabat. Llegamos un jueves y nos sorprendimos al encontrar el mercado vacío y desolado. Cuando preguntamos que estaba ocurriendo, nos respondieron: ¿Acaso no saben ustedes que hoy es Greena Dorneshtag (jueves verde)? ¡El sacerdote antisemita de la ciudad incita a sus congregantes y luego los manda a matar a los judíos!

Mi Rebe me miro, y me envió a decirle al sacerdote que “Rabí Israel Baal Shem Tov quería verlo”. Temblando, me acerque al sacerdote mientras daba un discurso fogoso a una gran multitud, y le di el mensaje. Muy asustado me dijo que vendría enseguida luego de su discurso.

Cuando volví al Baal Shem Tov, me dijo: “Dile que venga ahora”. Esta vez, el sacerdote se excuso ante la gente y me acompañó. La historia termina que los dos se encerraron en un cuarto por un largo rato pero no se que pasó allí adentro – Concluyó Jaim.

Totalmente sacudido, Reuven dijo a Jaim, “ahora yo tengo una historia para contarte. Crecí toda mi vida como un gentil. Envejecí y me hice miembro del clero y luego convertí en el sacerdote de esta ciudad. Sin embargo, me inquietaba un sueño donde el Baal Shem Tov me decía que soy judío y que regresara a mis raíces.

Ignore los sueños y continué con mi trabajo. Sin embargo, en ese jueves cuando usted apareció con el mensaje del Baal Shem Tov, me asusté mucho. “El Baal Shem Tov me hablo y me dijo quien era yo realmente, y cuales eran mis responsabilidades. Ahí mismo, resolví dejar la Iglesia y regresar a mi religión. Rabí Israel me dijo que cuando alguien viniese y me contase esta historia, ese seria el signo de que mi arrepentimiento había sido aceptado. Es por eso que siempre buscaba oír historias acerca del Baal Shem Tov. Cuando usted vino y no podía recordar ninguna historia, estaba destruido – mi arrepentimiento todavía no había sido aceptado. Ahora, sus palabras me trajeron alivio. ¿No me reconoces?

POR TUVIA BOLTON
Un popular maestro, músico y narrador, el rabino Tuvia Bolton es el co- director de y profesor de la Yeshiva Or Tmimim de Kfar Jabad, Israel.


¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


¡Mantengamonos Actualizado!
¡Mantengamonos Actualizado!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios o nuevas actualizaciones
Puedes darte de baja en cualquier momento.