¿Por qué la adolescencia es el momento en el que nos convertimos en Bar Mitzvá ? Porque algo dramático sucede en la mente en este momento: una especie de despertar, un estado de conciencia, una conciencia de la propia existencia, “yo existo”.

Los sabios judíos lo llamaron daat, que podría traducirse como “conocimiento” o “conciencia”. Conocimiento, en general, significa la posibilidad de discernir sobre las cosas que están fuera de uno mismo. Pero este daat es el conocimiento de aquel que se está conociendo. El “yo”.

No hay nada más aterrador que este conocimiento del “yo” ni tampoco nada hay más poderoso. Sin él, no hay responsabilidad, no hay libertad, no hay manera de que tomes tu vida en tus propias manos. Todas estas cosas solo son posibles una vez que puedes mirar hacia atrás y preguntarte: “¿Por qué hice eso y no esto?”. “¿Es esto realmente lo que quiero hacer?”. “¿Es esto realmente lo que quiero ser?”. Solo entonces, podrás ser considerado un bar mitzvá.

No, no es algo repentino. Conseguir daat es un proceso gradual. Parece que está muy relacionado con el desarrollo del lenguaje. De hecho, la Mishná nos dice que aquel a quien le falta el lenguaje, un inexperto sordomudo, también le falta daat.

A los tres años, la mayoría de los niños tienen suficiente daat para empezar a aprender la diferencia entre el bien y el mal. Es por eso que en ese momento, un niño judío, tradicionalmente, comienza su educación formal. Los sabios determinaron que la mayoría de las personas desarrollan desde los veinte años una “mentalidad propia”.

Pero ninguna transformación en la vida puede compararse con la de la adolescencia. A esa edad, el daat sale de su capullo y emerge un ser humano. Eso es un ser humano: un ser que se conoce a sí mismo.

Los electrones saben la dirección de los polos positivos y negativos de su campo electromagnético; si no fuera así, no tendríamos electricidad en nuestros hogares. Cada átomo conoce cada átomo del universo, de lo contrario, no tendríamos gravedad. Las arañas conocen la geometría de sus telarañas. Cada animal conoce los rituales de apareamiento, de aseo, de cazar y ser cazado, de la vida y la muerte.

Pero ninguno de ellos se sentará a reflexionar sobre esos rituales. La araña nunca cuestionará su necesidad de girar, las aves nunca discutirán la sabiduría de sus rutas migratorias. Los electrones nunca harán una rebelión en contra de su campo electromagnético.

El cuervo tiende a ser cruel con sus crías y el águila generalmente es muy bondadosa con sus aguiluchos. Pero nunca encontraremos un comité de cuervos discutiendo métodos de crianza más bondadosos, ni águilas yendo a un curso de padres para aprender a poner límites.

Solo una criatura se sienta y reflexiona: “¿Debo ser como un cuervo o como un águila? ¿Gordo o flaco? ¿Débil o fuerte? ¿A dónde se dirige mi vida y qué estoy creando? ¿Hay alguna razón de ser?”.

Solo basándonos en esta idea que podemos considerarnos estar en la cima de todas las criaturas existentes. En muchos niveles habrán otras criaturas que nos supere: en fuerza, en rapidez, en la nitidez de los sentidos, en la belleza, en la longevidad, incluso en la sabiduría de supervivencia.

Solo en el conocimiento de nosotros mismos y en la opción de convertirnos en lo que deseamos llegar a ser, estamos más allá de todas las creaciones de Di-s incluso de los ángeles. Y esa es la cumbre a la que subimos en el día que nos convertimos en bar mitzvá.

POR TZVI FREEMAN
El rabino Tzvi Freeman es el director del equipo de “Pregunte al rabino” de Chabad.org, y es uno de los miembros más antiguos de Chabad.org .Autor de varios títulos sobre Cábala y filosofía jasidica, incluido el aclamado “Trayendo el cielo a la Tierra”.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación promedio / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Compártelo con tus amigos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos esta publicación!


¡Mantengamonos Actualizado!
¡Mantengamonos Actualizado!
Suscríbete al boletín para mantenerte informado de cambios o nuevas actualizaciones
Puedes darte de baja en cualquier momento.