FamiliaVoces

¿Ambición o Responsabilidad?

Setiembre 11, 1941:

El Departamento de Defensa de los EE.UU. comienza la construcción de su nuevo centro de operaciones, el Pentágono, en Arlington, Virginia.

Ese mismo día, un inmigrante recién llegado a los EE.UU., el Rabino Menachem Mendel Schneerson, conocido luego como el Rebe de Lubavitch, escribe en su diario personal con respecto a dos rasgos que caracterizan a un ser humano ético y productivo: “aletas” y “escamas”.

Unos días más tarde, el ejército alemán toma Kiev, la capital de Ucrania, y mata brutalmente a 100,000 personas en un barranco llamado Babi Iar.

Setiembre 11, 2001:

El mundo queda horrorizado cuando aviones de pasajeros hacen impacto en el Pentágono y en el World Trade Center, matando a miles de personas.

“Esto es lo que podrás comer de todo lo que está en las aguas: todo aquello que tenga aletas y escamas. Pero, no podrás comer nada que no tenga aletas y escamas1”.

El Talmud establece que: “Todos los peces que tienen escamas también tienen aletas (y, por lo tanto, son kasher); hay peces que tienen aletas pero no escamas (y, por lo tanto, no son kasher) 2”.

Esto plantea dos preguntas:

Primero, ¿por qué las aletas y escamas son las características que distinguen los peces que son kasher de los que no lo son?

En segundo lugar, al igual que se pregunta en el propio Talmud, ¿por qué las aletas son presentadas como un signo de identificación de los peces que son kasher, cuando sería reiterativo, dado que inevitablemente los peces con escamas también tienen aletas?

La Fuerza del Alimento:

La Kabalá enseña que las características físicas de los peces, así como las de todos los animales, reflejan sus cualidades psicológicas y espirituales. Además, explica que el alimento que una persona consume tiene un profundo efecto sobre su psiquis. Por lo tanto, cuando uno come la carne de un animal, de alguna manera la “personalidad” de ese animal afecta a la persona.

Impulso y Orientación:

En Setiembre 11, 1941, el Rebe de Lubavitch escribió en su diario:

“Al igual que la armadura que protege el cuerpo del pez, las escamas representan la cualidad de honradez, que nos protege de muchas emboscadas que nos plantea la vida. Un hombre honrado no engañará a sus clientes, a pesar de las ganancias económicas que estén involucradas. No le mentirá a su amigo, no obstante la ganancia a corto plazo que podría obtener si así lo hiciera. No engañará a su esposa, aún encontrándose ante una enorme tentación. La integridad significa que uno tiene patrones absolutos de lo que es correcto y de lo que es malo, y que está obligado a mantener una moralidad que trasciende nuestros estados de ánimo y deseos. La integridad protege a nuestras almas de la tentación”.

Las aletas, esos órganos semejantes a unas alas, que impulsan a los peces hacia adelante, representan la ambición. Un sano sentido de ambición, tener el conocimiento de nuestras fortalezas y querer emplearlas en su totalidad, dan a la persona el impulso para atravesar el turbulento mar de la vida y maximizar el potencial que D-os le ha otorgado. Nos impulsa a realizar nuestros sueños y dejar nuestra singular huella en el mundo.

El Paradigma Enron:

“Enron” es el nombre de una empresa multinacional norteamericana que tiempo atrás, cometió un enorme fraude mediante la presentación de balances falsos. Eso hizo que las acciones aumentaran su valor en el mercado y permitió que algunas personas obtuvieran grandes ganancias. En la actualidad se están siguiendo juicios a algunos ex-ejecutivos de Enron.

¿Aletas o escamas? ¿Cuál de estas dos características es más importante cultivar a lo largo de la vida? ¿Cuál debería ser la función principal de la educación? ¿Deberíamos concentrarnos ante todo en darle a nuestros hijos la confianza y las habilidades necesarias que necesitan para llegar a ser seres humanos exitosos? ¿O deberíamos concentrarnos más en educar hijos con principios, enseñándoles que es más importante obrar bien que adquirir riquezas? ¿Son igualmente significativas estas dos características?

El Talmud enseña que todos los peces que tienen escamas también tienen aletas, pero hay peces que tienen aletas y no escamas, y esos peces no son kasher. Simbólicamente, esto significa que un ser humano que posee ambición pero carece de integridad, no es ‘kasher’. Esa persona podrá estar llena de confianza, impulsada a hacer impacto en la sociedad. A pesar de todo, educar niños ambiciosos y con confianza en sí mismos no garantiza su salud moral. Algunos de los ejecutivos de “Enron” y “WorldCom” son ejemplos de seres humanos que tienen “aletas” pero carecen de “escamas”.

Por otra parte, el Talmud nos dice que todos los peces con escamas tienen aletas. Mientras que la integridad es fundamental, la ambición también es importante. Al mencionar las aletas como uno de los signos de un pez kasher, la Torá nos enseña que no es suficiente mantener nuestra propia integridad, también debemos tener un efecto positivo sobre el mundo. La lección del Talmud es que, si les enseñamos a nuestros hijos a abordar la vida con admiración frente a la verdad, con un inquebrantable compromiso de servir a un D-os trascendente y moral, seguramente prosperarán y también desarrollarán “aletas”. Independientemente de sus demás aptitudes, encontrarán el impulso para perfeccionarse y hacer que el mundo sea mejor.

Ambición Ciega:

Los acontecimientos de setiembre de 2001, al igual que los de setiembre de 1941, produjeron un cambio dramático en nuestra visión del mundo. Ellos demostraron la destructividad que poseen las personas cruelmente ambiciosas, con celo, cuya moral es corrupta. Pienso que en la anotación en su diario, el Rebe estaba destacando que si no queremos que triunfe el mal, debemos resistir con gran determinación a los peces humanos que poseen aletas, pero carecen de escamas.

 

POR YOSEF Y. JACOBSON
El rabino Yosef Y Jacobson ha dictado cursos y conferencias sobre jasidismo a publico judío y no judío en seis contienetes y veinte estados es el autor de la serie “El cuento de dos Almas”.
Etiquetas
Mostrar más

Jabad en Español

El movimiento Jabad enseña la dimensión, más profunda de la Torá. © Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios