Ajaréi Mot-KedoshímComentaristas de la ParasháKedoshímVaikra

Ama a tu Shrek como a ti Mismo

La más famosa regla de oro de la vida se encuentra en la segunda de las lecturas de la Torá de esta semana: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Levítico 19:18) no es sólo famosa, sino que también suena como una orden imposible de cumplir. ¿Puede alguien esperar alcanzar tal nivel de exaltada santidad como para amar a alguien más como se ama a sí mismo? ¿No es la Torá ingenua y completamente no realista?

En realidad los comentarios clásicos luchan con este tema. Algunos sugieren que se nos enseña a actuar como si amaramos al prójimo. Si nos comportamos de esa manera, la emoción real vendrá con el tiempo.

El clásico jasídico, Tania (Capítulo 32) enseña que si uno puede dejar de lado las consideraciones físicas y concentrarse en lo espiritual, realmente estará dentro del reino de lo posible lograr el verdadero amor por el otro. En verdad, nuestros mezquinos gustos y disgustos están basados en las preferencias físicas. Aprobamos o desaprobamos la forma en que otros se ven, hablan, visten, se comportan, etc. Pero esas son preocupaciones materiales. Si sólo recordáramos que son simplemente superficiales, externas, y de poca importancia, no las tomaríamos seriamente.

Lo que más importa es lo espiritual. La verdadera persona no es el cuerpo, sino el alma. La esencia de todo individuo no es la nariz, sino la neshamá. ¿Entonces qué importa si es feo o la madre lo viste ridículamente? Su alma es pura e incontaminada. ¿Quién sabe si el alma del otro no es más grande, santa y más prístina que la mía? Nadie puede decir que su alma es mejor que la del otro.

Concentrándonos en la identidad interior de una persona podemos evitar el irritarnos por su idiosincrasia externa. Podemos pensar en forma extraña de otro, pero nunca podremos acusarlo de tener un alma extraña. Por lo tanto, si podemos elevarnos por encima de lo superficial y concentrarnos en el espíritu antes que en el cuerpo, en la esencia antes que en lo externo, entonces tenemos la oportunidad de observar esta mitzvá fundamental en su sentido literal.

Cuan fácil es caer en la trampa de difamar a la gente, de clasificarla y describirla. ¿Él? ¡Un meshuguener! ¿Ella? ¡Mala hasta la médula! ¿Esa familia? ¡Son insoportables!

Hace varios años estaba tratando de ayudar a un hombre a organizar un guet (divorcio religioso judío) de su alejada y ya divorciada civilmente esposa. El problema era que ella se negaba a cooperar (usualmente el problema es a la inversa). Así que llamé a un abogado amigo mío para que ayudara con el caso. Al día siguiente me llamó para decir que todo estaba resuelto. No podía creer lo que oía. “¿Cómo lo hiciste?” Pregunté incrédulo. El respondió con tan genuina franqueza que me tomó por sorpresa. “La llamé y dije ‘Creo que usted no es un ogro’. Inmediatamente recibí una respuesta favorable y se hizo el trato”

Nadie es realmente un ogro (aun Shrek es un ogro simpático). Si podemos aprender a dar a la gente el beneficio de la duda podemos sorprendernos de cuan amistosos y cooperativos pueden ser realmente.

Individuos con la reputación más notoria son la mitad de malos de los que son hechos parecer cuando los comenzamos a conocer. Los monstruos humanos realmente son raros. La chispa de humanidad necesita solamente ser despertada y el alma Divina es incitada y revelada.

Así que tratemos y seamos más generosos, un poco más pacientes y perdonadores. Quedaremos sorprendidos de cuan amorosas pueden ser algunas personas.

 

POR YOSSY GOLDMAN
El rabino Yossy Goldman nació en Brooklyn, New York en el seno de la comunidad de Jabad. En 1976 fue enviado por el Rebe de Lubavitch para servir como Shaliaj en la comunidad de Johannesburg, South Africa. Es el rabino principal de la sinagoga Sydenham Highlands North Shul desde 1986, Y presidente de la South African Rabbinical Association.
Etiquetas
Mostrar más

Jabad en Español

El movimiento Jabad enseña la dimensión, más profunda de la Torá. © Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.

Publicaciones relacionadas

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios