fbpx
Bienvenido
- Judaísmo en Español

El Tania del Día Likutei Amarim, fin de Capítulo 30

El Tania es una exposición filosófico-cabalista que enseña al hombre a aproximarse a su Creador

33
PARASHÁ DE LA SEMANA: PESAJ
LECTURA DE LA TORÁ PARA 2 DIA DE PESAJ (DOMINGO): LEVITICO 22:26 – 23:44; NUMEROS 28:19-25 HAFTORAH: II DE REYES 23:1-9; II DE REYES 23:21-25
FESTIVIDAD: PESAJ (19 AL 27 DE ABRIL DE 2019)

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Likutei Amarim, fin de Capítulo 30

Cualquiera que no haya logrado esta propiedad de librar una guerra tan poderosa contra su cuerpo, aún no ha alcanzado la calidad y dimensión de la lucha [que diariamente se libra dentro del kal shebekalím] contra la naturaleza de mal que arde como una llama flameante, para que [este poderoso impulso al mal] sea humillado y quebrantado mediante el temor a Di-s.

Así también, con la kavaná de la persona en las Gracias Después de las Comidas (Birkat HaMazón) y en las bendiciones, ya sea [pronunciadas] antes de la comida o de ejecutar una mitzvá, y ni hace falta mencionar la intención de la persona al cumplir una mitzvá — que sea ejecutada (únicamente) en aras de la mitzvá misma. Del mismo modo [respecto a la lucha requerida] en la cuestión de su dedicación al estudio de la Torá, [tiene que luchar] para estudiar mucho más de lo que demanda su deseo innato o acostumbrado, por medio de una poderosa lucha con su cuerpo. Porque estudiar una fracción más de lo que le es natural es una pequeña pugna. No es equiparable ni similar con la lucha [del kal shebekalím] contra su impulso al mal que arde como fuego, por el cual, no obstante, es llamado totalmente malvado (rashá gamur), si no vence su impulso para que esté sometido y quebrantado ante Di-s. ¿Y qué diferencia hay entre la categoría de “aléjate del mal” y la categoría de “haz el bien”? Todo es mandamiento del Santo Rey, el Uno y Unico, bendito sea.

Así también con otros mandamientos [que requieren lucha contra el impulso al mal, la persona hallará que no la libra de forma adecuada], especialmente en cuestiones que involucran dinero, como el servicio (avodá, lit.: “trabajo”) de caridad y similares.

-- Anuncio --

Incluso en la categoría de “aléjate del mal”, todo hombre pensante puede descubrir dentro de sí que no se aparta completa y totalmente del mal, en una situación que requiere una lucha del nivel [—magnitud—] descripto arriba [en comparación con el kal shebekalím], o aun de una magnitud menor. Por ejemplo, [hallará que no reúne las fuerzas necesarias] para cortar en medio de un chisme placentero, o de un cuento en descrédito de su prójimo; [debería hacerlo] aun si es un desaire menor y muy leve, y aun si fuera verdad, y aunque [su objetivo] fuera para exonerarse —como se sabe de lo que dijo Rabí Shimón a su padre, Rabeinu HaKadosh: “No fui yo quien la ha escrito, sino Iehudá el sastre la escribió”, y su padre contestó: “Mantente apartado de la difamación”. [Obsérvese allí en la Guemará, Tratado de Bavá Batrá, al comienzo del capítulo 10].

Suscriba nuestro boletín para mantenerse actualizado.

Lo mismo es aplicable a diversas cosas similares que ocurren frecuentemente. Esto es especialmente cierto con respecto a santificarse en asuntos permitidos [absteniéndose de su indulgencia] — y éste es un mandamiento bíblico, derivado de los versículos: “Santos serán…”, y “Os santificaréis a vosotros mismos…”. Además, [para las opiniones de que no es mandamiento bíblico,] “las normas rabínicas son aún más estrictas que las leyes bíblicas”, etc. Sólo que todos estos, y sus similares, son de “los pecados que la gente pisotea con sus talones”, [insensible a su importancia,] y que pasaron a considerarse como permitidos porque se incurre en ellos repetidamente.

En verdad, sin embargo, si es un erudito, sustenta la Torá de Di-s y desea estar cerca de Di-s, su pecado es insosteniblemente grande y su culpa aumenta varias veces con el hecho de que no lucha ni supera su impulso de una manera proporcional con la calidad y naturaleza de la lucha [que debe enfrentar el kal shebekalím,] mencionada anteriormente; [su culpa es mucho mayor] que la culpa del kal shebekalím, el más indigno de los que se sientan en las esquinas, distantes de Di-s y de Su Torá. La culpa de ellos por no evocar el temor a Di-s —Quien conoce y observa todas sus acciones— a fin de restringir su impulso que arde como una llama flameante, no es tan atroz como la culpa de aquel que se acerca cada vez más a Di-s, a Su Torá y a Su servicio. Tal como nuestros Sabios han dicho de [el apóstata] “Ajer”: “Porque él conoció Mi gloria…”, [dijo Di-s]. Por eso han dicho nuestros Sabios sobre los iletrados que “los pecados premeditados les son considerados como actos inadvertidos”.

 

Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a nuestra campaña de Pesaj
close-image