fbpx
Bienvenido
- Judaísmo en Español

El Tania del Día Igueret HaTeshuvá, comienzo de Capítulo 11

El Tania es una exposición filosófico-cabalista que enseña al hombre a aproximarse a su Creador

PARASHÁ DE LA SEMANA: PESAJ
LECTURA DE LA TORÁ PARA 2 DIA DE PESAJ (DOMINGO): LEVITICO 22:26 – 23:44; NUMEROS 28:19-25 HAFTORAH: II DE REYES 23:1-9; II DE REYES 23:21-25
FESTIVIDAD: PESAJ (19 AL 27 DE ABRIL DE 2019)

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Igueret HaTeshuvá, comienzo de Capítulo 11

Esta cuestión, albergar simultáneamente sumisión contrita en el corazón —el estado de teshuvá tataá, como se explicara— y la antes mencionada [contraria emoción de] alegría en Di-s, ha sido analizada ya en Likutéi Amarím, al final del capítulo 34. Como está escrito en el Zohar: “El llanto se aloja en un lado de mi corazón [y la alegría se aloja en el otro lado de mi corazón]”. A esto se suma la fe y la confianza — que el corazón se mantenga firme y confiado en Di-s, en que “El desea el bien”, y es “concededor de gracia y misericordioso”, y generosamente perdonador inmediatamente cuando uno Le ruega perdón y expiación, ([como está escrito:] “Conforme Tu abundante compasión, borra mis transgresiones”; “Lávame, purifícame”; “Borra todos mis pecados…”). [El hombre de servicio ofrece súplicas como éstas] sin el más mínimo vestigio de duda.

Por esta razón, en cada Shemoné Esré, en el momento en que suplicamos “Perdónanos…,” [de inmediato concluimos:] “Bendito eres Tú, Di-s, clemente que perdona en abundancia”. Ahora bien, tenemos prohibido recitar una bendición de dudosa obligación por temor a que fuera una bendición en vano. Pero aquí no hay duda alguna, pues hemos pedido: “Perdónanos, discúlpanos”. Lo que es más, si no hubiéramos vuelto a repetir nuestras transgresiones seríamos redimidos de inmediato, conforme la bendición que recitamos [inmediatamente a continuación:] “Bendito eres Tú, Di-s, que redime a Israel”.

Aun bajo los estándares humanos [esta certeza de perdón es legítima, porque] la persona debe perdonar no bien se le solicita el perdón. No debe contener el perdón ni siquiera si alguien segara la mano a otro, como encontramos en la Guemará, al final del capítulo 8 de Bavá Kamá. Del mismo modo, si alguien hubiera pedido perdón a otro tres veces, y fuera rechazado, no necesita seguir disculpándose.

-- Anuncio --

[Así sucedió con los Guibonitas]. Cuando el Rey David pidió a los Guibonitas que perdonaran al Rey Shaul —quien había matado a su gente—, y ellos se rehusaron a hacerlo, decretó que no entrarían en la congregación de Di-s, quienes son misericordiosos…, como figura al final del capítulo 8 de Ievamot.

Suscriba nuestro boletín para mantenerse actualizado.

Como característica Divina, cuánto más —infinitamente más— [es el perdón celero].

Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

 

Sefira Ross es una diseñadora e ilustradora independiente cuyas creaciones originales adornan muchas páginas de Chabad.org. Residiendo en Seattle, Washington, sus días se pasan entre ilustraciones multitarea y ser madre.

 

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a nuestra campaña de Pesaj
close-image