fbpx
Bienvenido
- Judaísmo en Español

Capítulo 8

PARASHÁ DE LA SEMANA: PESAJ
LECTURA DE LA TORÁ PARA 1 DIA DE PESAJ (SHABBAT): EXODO 12:21-51; NUMEROS 28:19-25 HAFTORAH: JOSUE 3:5-7; JOSUE 5:2 – 6:1-27
LECTURA DE LA TORÁ PARA 2 DIA DE PESAJ (DOMINGO): LEVITICO 22:26 – 23:44; NUMEROS 28:19-25 HAFTORAH: II DE REYES 23:1-9; II DE REYES 23:21-25
PROXIMA FESTIVIDAD: PESAJ (19 AL 27 DE ABRIL DE 2019)

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Ahora bien, lo que ha dicho Maimónides, sea su memoria bendición —que el Santo, bendito sea, Su Esencia y Ser, y Su conocimiento, son totalmente uno, una unidad perfecta y de ninguna manera un compuesto— se aplica igualmente a todos los atributos del Santo, bendito sea, a todos Sus sagrados Nombres, y a las denominaciones que los Profetas y Sabios, Le han atribuido —tales como Gracioso, Misericordioso, Benevolente, y similares—. Esto es cierto también respecto de ser [Di-s] llamado Sabio, como está escrito: “Y El también es sabio…”; y análogamente respecto de Su voluntad, [como está escrito:] “Di-s desea a quienes Le temen” y “El quiere realizar bondad”, y “El desea el arrepentimiento de los malvados y no desea su muerte y sus maldades” y [del mismo modo:] “Tus ojos son demasiado puros como para contemplar el mal”. [Sin embargo,] Su voluntad, Su sabiduría, Su atributo de bondad y piedad, y Sus demás atributos, no agregan pluralidad y composición, Di-s libre, a Su Esencia y Ser, sino que Su Esencia y Ser, y Su voluntad, sabiduría, entendimiento, comprensión, y Su atributo de bondad, poder, piedad y belleza —que se compone de Su bondad y poder—, y del mismo modo Sus demás atributos, todos, constituyen una unidad absolutamente perfecta, que es Su mismísima Esencia y Ser. Y como Maimónides —sea su memoria bendición— declaró: “Esto está más allá de la capacidad de la boca para expresarlo, más allá de la capacidad del oído para escucharlo y del corazón del hombre para conocerlo cabalmente”. Pues el hombre visualiza en su mente todos los conceptos que desea concebir y comprender — todos tal como se encuentran dentro de sí mismo. Por ejemplo, si desea observar la esencia de la voluntad, o la esencia de la sabiduría o del entendimiento o de la comprensión, o la esencia del atributo de bondad y piedad y similares, las visualiza todas tal como éstas están dentro de sí mismo. Pero en verdad, el Santo, bendito sea, es “elevado y exaltado” y “Santo es Su Nombre”. Es decir, El es Santo y separado por muchas miríadas de grados ad infinítum, muy por encima de la calidad, tipo o clase de alabanzas y exaltaciones que las criaturas pudieran captar y concebir en sus mentes.

Pues la primera [y superior] calidad y rango en las criaturas es sabiduría, razón por la cual se la llama “el comienzo”. Pues es verdaderamente el comienzo y la fuente de toda la fuerza vital en las criaturas, ya que de la sabiduría derivan el entendimiento y la comprensión, y de ellos fluyen todos los atributos emocionales del alma racional, tales como el amor, la bondad y la piedad, y sus similares. Esto es visto vívidamente en el hecho de que un niño, al carecer de comprensión, está siempre enojado y es hosco, e incluso su amor es hacia cosas triviales que no merecen ser amadas, debido a que carece de la comprensión [necesaria] para amar cosas que merecen amor, pues el amor [de la persona] varía con [el nivel de] la comprensión.

-- Anuncio --

De los atributos emocionales del alma fluyen palabras y letras de pensamiento, pues el alma piensa sobre aquello que ama o cómo realizar [actos de] bondad y misericordia. Y así es con los demás atributos emocionales. Dentro de cada pensamiento en el mundo hay investido algún atributo emocional que lleva [a la persona] a pensar ese pensamiento, y este atributo es la fuerza vivificadora de aquel pensamiento. De las letras del pensamiento proceden las letras del habla y son su real fuerza vivificadora. El habla, [a su vez,] lleva a la acción, [como ser] de caridad y bondad, como en el caso de un rey que ordena a sus servidores dar [caridad]. Y aun cuando [es] el mismo hombre [el que] ejecuta alguna acción, el poder del alma y su fuerza vital que se inviste en este acto es como la nada absoluta al ser comparado con el poder del alma y su fuerza vital que se inviste en el habla del hombre; [son, comparados uno con otro como la relación y comparación entre el cuerpo y el alma. Análoga [a la distancia que hay del cuerpo al alma] es la relación de las letras del habla con las letras del pensamiento, y análoga es la relación de las letras del pensamiento respecto de la esencia del atributo emocional que está investido en él y lo anima; y análoga es la relación de la esencia y fuerza vital del atributo emocional en comparación con la sabiduría, el entendimiento y la comprensión que en conjunto constituyen el intelecto del cual este atributo fue derivado. Todo esto es válido en cuanto al alma del hombre y al alma de todos los seres creados, en todos los mundos superiores e inferiores. En todos ellos, jojmá (“sabiduría”) es el comienzo y la fuente de la fuerza vital.

 

Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a nuestra campaña de Pesaj
close-image