fbpx
Bienvenido
- Judaísmo en Español

Capítulo 3

42
PARASHÁ DE LA SEMANA: PESAJ
LECTURA DE LA TORÁ PARA 2 DIA DE CHOL HAMOED (MARTES): EXODO 22:24 – 23:19 Y NUMEROS 28:19-25
LECTURA DE LA TORÁ PARA 3 DIA DE CHOL HAMOED (MIERCOLES): EXODO 34:1-26 Y NUMEROS 28:19-25
LECTURA DE LA TORÁ PARA 4 DIA DE CHOL HAMOED (JUEVES): NUMEROS 9:1-14 Y NUMEROS 28:19-25
LECTURA DE LA TORÁ PARA 5 DIA DE SHVIEE SHEL PESACH (VIERNES): NUMEROS 13:17 – 15:26 Y NUMEROS 28:19-25 HAFTORAH: SAMUEL II 22:1-51
FESTIVIDAD: PESAJ (19 AL 27 DE ABRIL DE 2019)
TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

Ahora bien, a continuación de estas palabras de verdad, toda persona de discernimiento comprenderá claramente que cada criatura y ser [aunque parezca tener una existencia por sí mismo,] en realidad es considerado como nada y nulidad absoluta en relación con la fuerza activadora [que lo crea] y el “aliento de Su boca” que está dentro de él, llamándolo a la existencia continuamente y trayéndolo de la absoluta noexistencia a la existencia. El motivo de que todas las cosas creadas y activadas nos parezcan existentes y tangibles, [y no podamos ver la fuerza Divina activadora que es la verdadera realidad de toda cosa creada,] es que no captamos ni vemos con nuestros ojos físicos el poder de Di-s y el “aliento de Su boca” que está en la cosa creada. Sin embargo, si se permitiera al ojo ver y captar la fuerza vital y espiritualidad que hay en cada cosa creada, fluyendo dentro de ella desde “aquello que procede de la boca de Di-s” y “Su aliento”, la materialidad, tosquedad y tangibilidad de la criatura no sería de ninguna manera vista por nuestros ojos, pues ésta está completamente anulada en relación con la fuerza vital y la espiritualidad que está dentro de ella, dado que sin la espiritualidad [presente en su interior] sería nada y nulidad absoluta, exactamente como antes de los Seis Días de la Creación. La espiritualidad que fluye a su interior desde “aquello que procede de la boca de Di-s” y “Su aliento” — eso sólo es lo que la trae a ser continuamente de la nada y la nulidad, y le da existencia. Por ende, en verdad, no hay nada aparte de El.

Una analogía de esto es la luz del sol que ilumina a la tierra y sus habitantes. [Esta iluminación] es la radiación y la luz que se expande del cuerpo del sol y es visible a todos mientras da luz a la tierra y [brilla] en la extensión del universo. Ahora bien, resulta obvio que esta luz y radiación están presentes también en el cuerpo y materia mismos del globo solar en el cielo, pues si puede extenderse e iluminar a tan gran distancia puede por cierto arrojar luz en su propio lugar. Sin embargo, allí, en su propio sitio, la radiación es considerada nada y nulidad absoluta, pues es totalmente inexistente en relación con el cuerpo del globo solar que es la fuente de esta luz y radiación, ya que esta radiación y luz es sólo la iluminación que irradia del cuerpo del globo solar mismo. Es sólo en el espacio del universo, bajo los cielos y sobre la tierra, donde no está presente el cuerpo del globo solar, que esta luz y radiación parece tener, al ojo de todos [los que la perciben], verdadera existencia. Y aquí, el término “existencia”, iésh, puede legítimamente serle aplicado,

mientras que cuando [esta luz y radiación] está en su fuente, en el cuerpo del sol, el término “existencia” no puede serle aplicado en absoluto; sólo puede ser llamada nada y nulidad absoluta. Allí es verdaderamente nula y absolutamente noexistente, pues allí sólo su fuente, el cuerpo lumínico del sol, da luz, y no hay otra cosa aparte de él.

El paralelo exacto [de esta analogía] es la relación [que hay] entre todas las cosas creadas y el flujo Divino [de la fuerza vital que emana] del “aliento de Su boca”, que fluye sobre ellas, las trae a la existencia, y es su fuente. Sin embargo, ellas mismas, son apenas como una luz difusa y refleja del flujo y espíritu de Di-s que emana [de El] y se inviste en ellas, y las trae de la nada a la existencia.

-- Anuncio --

Por ello, su existencia es nula en relación a su fuente, tal como la luz del sol es anulada y es considerada nada y nulidad absoluta, y no es para nada denominada como “existiendo” cuando está dentro de su fuente, [esto es, el sol; el término “existencia” se aplica a la luz del sol] sólo bajo los cielos, donde su fuente no está presente. De igual modo puede aplicarse el término “existencia” a todas las cosas creadas sólo [tal como éstas aparecen] a nuestros ojos corpóreos, pues no vemos ni captamos en absoluto la fuente, que es el espíritu de Di-s que las trae a la existencia. Por eso, a nuestros ojos parece que la materialidad, tosquedad y tangibilidad de las cosas creadas realmente existe, tal como la luz del sol parece tener existencia real cuando no está dentro de su fuente [y se encuentra dentro de la expansión del universo].

Suscriba nuestro boletín para mantenerse actualizado.

Pero en el siguiente aspecto, la analogía aparentemente no es totalmente idéntica con el objeto de comparación. Pues en la analogía, la fuente no está para nada presente en el espacio del universo y sobre la tierra, donde su luz es vista como si realmente existiera. En contraste, todos los seres creados están siempre dentro de su fuente, sólo que la fuente no es visible a nuestros ojos físicos. [Y puesto que de hecho siempre están dentro de su fuente,] ¿por qué no se anulan en su fuente [de una manera obvia y revelada]?

Para comprenderlo, es preciso hacer algunas aclaraciones previas.

 

Extraído del libro Tania Completo, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial. Derechos Reservados.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.

Únete a nuestra campaña de Pesaj
close-image