fbpx
Bienvenido
- Judaísmo en Español

La Campanita

Dice le Talmud: "De acuerdo al esfuerzo así es la paga".

47
PARASHÁ DE LA SEMANA: PESAJ
LECTURA DE LA TORÁ PARA 2 DIA DE PESAJ (DOMINGO): LEVITICO 22:26 – 23:44; NUMEROS 28:19-25 HAFTORAH: II DE REYES 23:1-9; II DE REYES 23:21-25
FESTIVIDAD: PESAJ (19 AL 27 DE ABRIL DE 2019)

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Una vieja historia cuenta que un pobre hombre que pedía limosna para poder darle de comer a su familia, golpeó la puerta de una enorme mansión, donde fue muy bien recibido e invitado a compartir la cena con la gente de la casa.
De la comida, participaban otros mendigos y forasteros además de los dueños de casa. Para cada plato, desde la entrada hasta el postre, el anfitrión hacía sonar una pequeña campanita de cristal y los mozos aparecían con los deliciosos platos.

Al final de la comida, el dueño de casa ofreció a los invitados llevarse alguno de los elementos que allí se veían. Todos optaron por cubiertos de plata o elementos parecidos, pero nuestro conocido pidió la campanita de cristal.

Al llegar a su hogar ordenó a su esposa preparar la mesa para comer. “Pero no tenemos nada de alimento en casa. ¡Esperaba tu llegada para que me dieras algunas monedas para ir al mercado!” -dijo la mujer sorprendida. “Sólo te pido que coloques los cubiertos, mi querida. Lo demás queda en mis manos. ¡Tengo una sorpresa para ti!”

Ella, obedientemente, colocó todo en la mesa y llamó a los niños a comer. Nuestro pobre hombre se sentó y con mucho cuidado desenvolvió la campanita que estaba guardada en su bolsillo. Audazmente la hizo sonar y esperó.

-- Anuncio --

“¿Qué estás haciendo?” -preguntó la esposa. Entonces el hombre procedió a contarle todo lo vivido en la hermosa mansión, describiéndole los deliciosos manjares que aparecían en el comedor después de que la campana sonaba.

Suscriba nuestro boletín para mantenerse actualizado.

“Mi querido esposo” dijo la mujer con paciencia, “la campana funciona cuando tienes preparado de antes lo que servirás. Tu rico anfitrión trabajó muy duro para ganar la fortuna que le permitió contratar empleados que compran y preparan la comida para él. Hay mucha energía invertida para lograr ese asombroso resultado. Nada se logra sin esfuerzo”.

Esto es aplicable también al “judaísmo”. Si queremos que nuestros hijos aprecien la belleza de las tradiciones judías, debemos trabajar incesantemente para desarrollar ese aprecio, rodeándolos de valores judíos. Si deseamos sentirnos cercanos a Di-s, debemos fortalecer nuestra relación con El por medio de la Plegaria y las Mitzvot. Si deseamos entender mejor el propósito de la vida como seres individuales y como pueblo, debemos estudiar Torá y filosofía judía. Debemos invertir esfuerzo si queremos obtener algo a cambio. Como dice le Talmud: “De acuerdo al esfuerzo así es la paga”.

Recuerde: “No basta con hacer sonar la campanita.”

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a nuestra campaña de Pesaj
close-image